viernes, 25 de septiembre de 2015

Los laberintos del debate



Ahora, el tema es el debate presidencial. Los predicadores adictos al telepronter y a las frases vacías están ansiosos por exponer lo que siempre se han preocupado por ocultar. Uno busca en esa instancia una oportuna alfombra para esconder la basura; otro, un escenario para enfatizar sus propuestas punitivas y militaristas; y los restantes, un ring para disputar el último puesto. Después de la decisión de Daniel Scioli de no asistir a ese encuentro de candidatos, los demás están tan alborotados como si los hubieran abandonado ante el altar. Todos saben que los debates presidenciales son escenografías amables para recitar versitos. También saben que ese tipo de programas no tiene demasiado rating ni inciden significativamente en la voluntad del electorado. Pero, a la hora de hacer tiempo hasta que llegue la hora, siempre es bienvenido un tema para generar titulares y airadas declaraciones.
¿Para qué quiere Macri participar del debate? ¿Para demostrar su desconocimiento o cinismo en todos los temas que aborda? ¿Para escapar por la tangente de los asuntos comprometedores? ¿Querrá explicar por qué compró coches usados de subte a precio de 0km y encima gastó una fortuna para modificar los túneles? ¿O estará ansioso por fundamentar la abstención de los diputados de su partido al proyecto de ley para investigar a los privados cómplices de la dictadura? ¿O por enumerar las cifras por pautas publicitarias en medios del interior que no llegaron a destino? ¿O desplegar sus barbaridades sobre los invasores del interior en los hospitales públicos porteños?
¿Por qué Massa necesita imperiosamente un debate con Scioli? ¿Para explicar cómo bajar la inseguridad con militares en la calle? ¿Para exponer sus soluciones represivas a un problema mucho más complejo? ¿Para dejar claro que será un mayordomo de intereses nocivos para la mayoría? ¿Para especificar qué impuestos va a eliminar y quiénes serán los ricachones beneficiados? ¿O para disculparse por la apropiación del Delta en su distrito para negociados suculentos que afectan al medio ambiente?
Y los demás, Stolbizer, del Caño y Rodríguez Saa, ¿por qué quieren tanto que Scioli esté en el debate? ¿Será porque saben que ésa es la única manera de que alguien los escuche? ¿Para consolidarse como minorías invotables? ¿Para criticar todo y proponer la revolución con la tranquilidad de que nunca llegarán a ocupar la presidencia?
Los argumentos oficiales no son muy claros. La “ausencia de garantías” no explica nada porque, en realidad, las reglas de juego se negocian con anterioridad y no hay muchas posibilidades de sorpresas o zancadillas malsanas.  La negativa de asistir al circo mediático de TN -una cena donde Scioli será el plato principal- resulta comprensible. Pero el proyecto de Argentina Debate, en la UBA, con periodistas de distintos canales y ensayos previos, no parece tan desdeñable. Tal vez sea un gesto histérico del ex motonauta, muy adecuado en los inicios de la primavera.
Lenguas en la ‘previa’
Por supuesto, lo más divertido de este episodio electoral es la reacción de los desdeñados candidatos. Un poco aburridos de declamar frases de póster, la prioridad de la contienda verbal les permite cambiar el canal del telepronter. Con la sagacidad de un detective de comedia, Macri se preguntó “¿por qué Scioli no quiere explicarle a la gente sus propuestas?”. Si no estuviera tan enganchado con TN y Disney Channel, si dirigiera su mirada más allá de los globos, si en lugar de hacer berrinches ante los discursos de Cristina, si pispeara cada tanto los actos del gobernador, advertiría que las propuestas están a la vista desde siempre. Y, en un extremo de distracción, pidió que Scioli explicite “lo que tiene realmente para ofrecerles a los argentinos a partir del 10 de diciembre”. En comprensible castellano, lo que ofrece es la continuidad y es por eso que le lleva más de diez puntos en las encuestas.
En cambio, como una vecina consumidora de telenovelas, Sergio Massa intentó colarse en la alcoba del FPV. Con su eterna pose de galán soñador –y no más que eso-, el tigrense consideró que Scioli “tendría que decir que le gustaría debatir, pero que Cristina no lo deja”. Un análisis de esta frase podría sugerir poco rigor político y puede ser que nos conduzca por tortuosos senderos psicológicos hasta desembocar en un complejo de Edipo no resuelto. ¿Qué tipo de público puede ver a Cristina como una madre tirana y el gobernador bonaerense, como un niño sumiso y obediente?
Apelando al purismo republicano con que ornamenta su vacío, Margarita Stolbizer sentenció que Daniel Scioli no asistirá al debate por “mera especulación, cobardía o desprecio por las instituciones”. Más factible lo primero que lo segundo, de acuerdo a la intención de votos que ostenta. En realidad, es una falta de respeto que ella hable del ‘desprecio por las instituciones’ después de haberse sumado a la pantomima destituyente en Tucumán, después de posar en la foto junto a los que quemaron urnas y trataron de anular las elecciones. Además, ¿qué instituciones está despreciando por no asistir a un debate organizado por una ONG? La inasible progresista merece mucho menos que el cuatro por ciento que le atribuyen las encuestadoras.
Pero el mejor chiste lo ofreció la diputada del PRO, Laura Alonso, que promete ser la sucesora de Elisa Carrió cuando se jubile. Con la hipocresía habitual del partido al que pertenece, analizó que “no es necesario que haya una ley para que haya debate, lo que se necesita es un compromiso con la democracia y Scioli no lo tiene”. Sin embargo, el gobernador no pertenece a una ONG financiada por Paul Singer, ni aprovechó el suicidio de un corrupto fiscal para acusar de asesinato a La Presidenta ni se subió al carro de los deslegitimadores tucumanos. Y para demostrar que su incontinencia verbal es inversamente proporcional con su capacidad intelectual, concluyó que “si no debate, no puede ser presidente”. Y después quiere dar lecciones de democracia, cuando valora más una puesta en escena que la voz del pueblo en las urnas.
Después de este desconcertante recorrido, cabe destacar que sería importante que el debate presidencial se convierta en una instancia legal previa a las elecciones. El Congreso podría dar forma a un nuevo espacio para que los votantes tengan más información antes de entrar al cuarto oscuro. Como se insiste en el asunto, no sería conveniente dejarlo en manos de los medios hegemónicos ni organizaciones de indefinible procedencia. Tal vez Scioli cambie de opinión y asista a la UBA. O quizá mantenga su negativa. No será eso lo que garantice la continuidad de este camino que, como nunca, ha revitalizado nuestros sueños.

5 comentarios:

  1. Mortaaaal, mortalazo! Qué descripción del panorama! Lectura diaria obligatoria, gracias Gustavo!

    Pablo López

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por los elogios y por visitar el blog. Abrazo enorme

      Eliminar
  2. Aplaudo tus reflexiones, Gustavo! Exquisitas, cómo siempre!!!!

    ResponderEliminar
  3. Mugrizzio se adelanto al debate; hoy vi afiches de propaganda en los que se compromete a implementar algo llamado Asignación Universal por Hijo, un millón de créditos hipotecarios por año y otras maravillas mas.

    ResponderEliminar

El cuerpo de la vergüenza

La oscuridad nunca ilumina, sino que trae más oscuridad . Un cadáver abre un nuevo capítulo y las palabras se escapan del teclado, p...