viernes, 13 de enero de 2012

Las fotos de un largo y ardiente verano

Parece que Macri concreta su venganza contra los manteros de la calle Florida porque no contribuyeron económicamente en su campaña. Mauricio y sus secuaces alegan que los manteros ejercen un comercio ilegal y es posible que la explotación y la trata no se encuadren en los parámetros PRO de ilegalidad. Por eso a los locales con prostitución encubierta no los molesta nadie. Los que están verdaderamente molestos son los vecinos de Rosario que pasaron unos días sin energía eléctrica. En eso Binner no estuvo muy iluminado. Aunque había prometido en su campaña de 2007 que en su gobierno no habría cortes de luz, los hubo. En el de Bonfatti –a pocos días de su estreno-, también. Y casi todos los gobernadores han dicho que la culpa la tuvieron los gobiernos anteriores que no invirtieron. Hasta ahora, Bonfatti no dijo nada de eso, porque él formó parte del gobierno de Binner y sería como una autocrítica, actividad que ninguno de los dos practican. Pero los que se quieren mostrar molestos en serio son los estancieros, que quieren re-estrenar la rebelión de 2008. Pero aunque la remastericen y la hagan en 3D, no van a tener mucho éxito de público. El calor los pone como locos y cuando se aburren de jugar con una glándula extirpada, se divierten pasando fotos de vacas moribundas y resecas, aunque sean viejas –tanto las vacas como las fotos- y de yerma tierra cuarteada tomada en el planeta Marte.
Y si de fotos se trata, hay una de Macri en Cancún junto a su esposa, Juliana Awada, acusada de explotar trabajadores textiles y Gabriel Conde, prófugo de la justicia y socio de Raúl Martins, ex agente de la SIDE, dueño de una cadena de prostíbulos encubiertos y contribuyente de la última campaña electoral del líder del PRO. MIX es el local que sirvió como escenario a la fotografía, uno de los boliches involucrados en la trata de personas en la ciudad Mexicana. Así es que, al calor propio del verano, este hecho seguramente no relatado con mucho despliegue en la prensa independiente amenaza la impunidad del pobre Mauricio. La denuncia se radicó ante la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos –UFASE- y promete recalentar los próximos días.
Distintas son las fotos de la ciudad de Rosario. Todavía no repuesto de la repercusión nacional que tuvo el fusilamiento de los tres militantes sociales en Barrio Moreno, el Gobernador de Santa Fe decide afrontar la crisis energética con insignificantes excusas. Echar culpas al incremento del consumo y distribuir las facturas con los aumentos del 13 por ciento fue todo uno. Los vecinos, que en muchos casos han estado hasta tres días sin energía eléctrica, están al límite de su paciencia. Protestas y cortes de calle –que son los piquetes de la clase media- se realizan en distintos puntos de la ciudad. Y las respuestas son tan FAP que logran recalentar aún más los ánimos rosarinos. El ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente de la provincia, Antonio Ciancio, declaró que “si tuviéramos hoy dos mil millones de dólares, igual no podríamos resolver todos los problemas en un año”. Como dicen desde décadas, solucionar la seguidilla de cortes de energía demandará tiempo y mucha inversión. A pesar de que con las lluvias del martes la temperatura bajó, el servicio no se ha restituido en muchas zonas. En una radio rosarina, el ministro destacó que “Rosario ha tenido en estos días una situación espectacular en cuanto al aumento de demanda. Más de 300 megavatios, es enorme. Tuvimos en un día la mitad de lo que una usina de Timbués genera en toda una jornada, que son unos 800 megavatios”. Nada se dice de los nuevos edificios inaugurados sobre la rivera más pituca que, al tener sólo artefactos eléctricos –cocina, calefacción, refrigeración y termotanque- consumen tanta energía como la ciudad de San Lorenzo, de casi 40 mil habitantes.  “El gobierno santafesino –declaró Roberto Sukerman,  concejal del Frente Para la Victoria, - debe hacer frente a la problemática, sin echarle la culpa a cuestiones climáticas o a la compra de aires acondicionados. Cuando uno tiene la obligación y responsabilidad de administrar lo que es de todos, no puede ser un comentarista de la realidad sino que debe modificarla”.
Quienes no modifican las fotos son los estancieros. Ante cada hecho que pueda parecer perjudicial para el campo –que se cancelen las repeticiones de los capítulos de “Bonanza”, por ejemplo- enseguida reclaman una baja o quita de las retenciones. Por la deforestación y la angurria desmedida; porque la soja es invasiva y pide más; porque no se invierte en sistemas de riego como en otras zonas del país; por La Niña y las demás carabelas; por los vuelos químicos, que según algunos, absorbe la humedad del ambiente; porque algunos no toleran que la política maneje la economía. Por todo esto, la sequía es mucho más que la falta de lluvias. Las fotos de la vaca reseca y los campos cuarteados que exhiben cada tanto sirven para poner en evidencia la avaricia de los poderosos.
En una entrevista con Página/12, el presidente del INTA, Carlos Casamiquela, afirmó que el proceso de sequía en curso no tiene nada que ver con la ocurrida en 2008 y que las lluvias producidas en esta semana atenuaron bastante la situación de crisis. “Hay una diferencia cultural –explicó Casamiquela- Existen zonas del país, áridas, donde no habría ninguna posibilidad de tener agricultura si no fuera por el riego artificial, como en Mendoza, San Juan y Catamarca, por ejemplo. En estas regiones los productores miran hacia abajo, las napas, y están preocupados por el manejo eficiente de este recurso. En cambio, en la zona núcleo están más pendientes de la lluvia. En un sentido figurado, el pampeano mira el cielo”. Por supuesto que es más fácil clamar con una baja o quita en las retenciones, aunque no sea una solución ni tenga mucho que ver con el tema. “Hay reformas estructurales –continúa el presidente del INTA- para el mediano plazo, como pueden ser obras hidráulicas de importancia. En el Chaco hay 20.000 metros cúbicos del río Paraná que podrían utilizarse para riego. En la región pampeana hay acuíferos de calidad. En las grandes obras debería tener un rol importante el Estado, porque es difícil desde el sector privado invertir en infraestructura, sobre todo porque hay muchos intereses en juego”.
Por eso –por lo de los intereses- el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, aseguró que "el Estado nacional trabajará quirúrgicamente frente a las consecuencias del fenómeno climático”. Y de este tema debe saber mucho el líder de la CGT, pues el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi aseguró que planea convocar a Hugo Moyano para conversar sobre los efectos del cambio climático y responsabilizar a dúo al Gobierno Nacional por la sequía. Yauhar explicó que la intervención del Estado "será una ayuda quirúrgica" y "no se trata de repartir dinero, sino de hacerlo llegar a aquellos productores que están en crisis" porque "la seca no le pegó a todos por igual". La provincia de Santa Fe, después de declarar la emergencia en seis departamentos recibirá el lunes cinco millones de pesos como ayuda sobre un total de quince, cuya entrega se concretará después de una reunión entre el gobernador y los funcionarios del área. La asistencia debe llegar a los que padecieron los efectos de la sequía y es por eso que la baja o quita de las retenciones es un reclamo más para seguir acumulando que para solucionar un problema.
Si lo pensamos bien, que los estancieros recurran a una baja o quita de retenciones como latiguillo, que lloren ante los micrófonos por la sequía que no padecieron, que agravien e insulten a los funcionarios del gobierno, que “mandoneen” como si estuvieran en sus chacras, es una foto que cae muy mal en estos tiempos que corren. Las retenciones constituyen en realidad un impuesto a las exportaciones; para exportar hay que producir; si tuvieron problemas con la sequía no pudieron producir; si no pudieron producir, no podrán exportar. Entonces, ¿qué tienen que ver las retenciones en todo esto? Una baja generalizada del impuesto a las exportaciones –retenciones- no va a beneficiar a los que no pudieron producir por la sequía sino a los que sí pudieron hacerlo a pesar de la sequía.
Las retenciones significan el emblema de la resistencia que otrora casi les brinda el triunfo a los nostálgicos del pasado, a los que quieren gobernar sin ser votados. Una foto vieja, ajada, que sumó en su momento a una sociedad engañada por los medios hegemónicos con la complicidad de un olvidable vicepresidente que selló su exclusión de la vida política con un vergonzoso voto no positivo. Esa película ya la vimos y es muy mala para padecerla dos veces.

2 comentarios:

  1. A cada cual lo que le corresponde, en su justa medida. A los ruralistas llorones y golpistas, el desprecio eterno.
    Me sumo a los seguidores del blog. Les dejo el enlace del mío para que lo visiten y hagan lo propio, si es que les agrada. http://lavozdelchacarero.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Los chacareros, Binner, Bonfatti, la CGT, los medios hegemónicos... ¿Cuanta oposición de mierda deberemos soportar?. Es larga la lucha contra la mediocridad...

    ResponderEliminar

El cuerpo de la vergüenza

La oscuridad nunca ilumina, sino que trae más oscuridad . Un cadáver abre un nuevo capítulo y las palabras se escapan del teclado, p...