jueves, 26 de julio de 2018

Los cuentos del tío


A todas luces, este ciclo neoliberal será breve. Aunque no lo admiten públicamente, los amarillos están en retirada. Con un poco más de conciencia popular, ya estarían en estampida. Pero todo llega: se ve en el rostro del empresidente Macri y en el de sus funcionarios, socios, acólitos y apologistas. El triunfalismo los ha abandonado y no hay clima para burlarse de los perdedores; al contrario, actúan como si ellos ya lo fueran. Los chanchullos brotan como hongos a pesar del blindaje informativo, los anuncios son cada vez más funestos y las medidas tienen el tono de la desesperación. La alegría de esta revolución está muriendo antes de nacer y las promesas del paraíso al final del túnel resultan menos creíbles que los cuentos del tío.
En realidad, el cuento del tío continúa. Los votantes del Cambio compraron un buzón grande como una casa y nos harán padecer a todos por semejante descuido. Algunos ya se han arrepentido pero otros insisten en abrazarse a las pamplinas que los condujeron a tomar tan insana decisión. Aún creen que las voces de los medios hegemónicos mantienen un compromiso con la verdad y ni siquiera se ruborizan cuando repiten patrañas en colectivos, colas o ascensores. Si el titular dice que Milagro Sala agredió a las juezas, descreerán cualquier explicación que los aleje de la condena que ya realizaron.
No importa si una de las magistradas no aprobó el examen habilitante y las otras dos pasaron raspando; no interesa que la causa Pibes Villeros carezca de una descripción del hecho procesal. Lo único que mueve las prejuiciosas fibras del público cautivo –y de los encargados de procesar a Milagro- es el video que vieron hasta el cansancio en las pantallas de las que maman el veneno diario. Imágenes que muestran gente extrayendo dinero de un banco, como si eso fuera –por sí- un delito. Tampoco sirve como atenuante que las viviendas, escuelas, hospitales y el polideportivo con esa enorme piscina construida por la agrupación Tupac Amaru costaron la mitad de lo presupuestado por cualquier constructor privado.
Porque eso va contra la impronta PRO, que pone a la iniciativa privada como ejemplo de eficiencia en detrimento de lo público cuando la realidad muestra todo lo contrario. Más aún cuando los empresarios son como quien nos desgobierna, explotadores, evasores, mezquinos y abusadores, además de especuladores, fugadores y estafadores. Con observar lo poco que han invertido los amigotes de Macri en generación y distribución de energía eléctrica, gasífera y naftera, a pesar de los descomunales incrementos de las tarifas que saquean nuestros bolsillos basta para clamar por un Estado que los obligue a poner algo de lo que acumulan sin cesar.
Antes del naufragio
Esto hay que entenderlo de una vez por todas: el Estado está para equilibrar, para equiparar, para mediar las relaciones en una sociedad; el Estado debe proteger a los más débiles –los ciudadanos- de la angurria y prepotencia de los poderosos. Por eso, el pueblo nunca debe elegir a un despreciador de lo público y menos aún si, además de consustanciarse con el ideario de la minoría, forma parte de ella. Que el Ingeniero se haya convertido en presidente es un error histórico, resultado de ese periodismo de guerra que reconoció el editor de Clarín Julio Blanc, de pereza informativa por parte de muchos individuos con pretensiones de ciudadanos y de los siempre vigentes odios ancestrales.
Importante reiterar esta idea: Macri en La Rosada es un yerro para recordar siempre y no sólo por sus torpezas discursivas y sus incongruencias cognitivas, por sus recitados robóticos o su cualunquismo crónico. No se puede poner al frente del timón a alguien que no ama al barco, a sus tripulantes ni a sus pasajeros; no puede conducir los destinos de la nave quien desata tormentas y agita las aguas; no es buen capitán el que hace todo lo posible para que la travesía termine en naufragio. Y menos cuando se presentó como un experto navegante pero en su prontuario se advierte que jamás ha empuñado un remo.
Ni tampoco cuando se muestra tan cínico, como se ha señalado muchas veces. Y también tan destructivo, sobre todo con los bienes del Estado, que son de todos. Como al pasar, el incalificable Macri anunció la suspensión de los contratos que tenía la Nación con el INVAP, la empresa satelital de la que simuló orgullo en otros tiempos, porque “eran de la época de la magia y la plata no está”. Aunque ahora digan que no, la intención de boicotear lo nacional siempre está. No fue magia lo que predominó en los tiempos de CFK, sino verdadero interés por el desarrollo. Y la plata está, lo que pasa es que el Gerente de La Rosada SA prefiere destinarla a los especuladores. Por eso es insultante que diga ser el primer fanático del INVAP, pero todos deben entender que tenemos una restricción”. Claro, esa restricción es el extremado apego por el Imperio y el indisimulable desprecio por los logros de los años del kirchnerismo. No hace falta ser fanático para defender los intereses de la Patria, sino estar comprometido.
Pero sus compromisos son otros y por eso los malos resultados de su gestión. El derrumbe del 5,8 por ciento de la economía en mayo respecto al mismo mes del año anterior muestra el rotundo fracaso de las recetas que aplica. Aunque el FMI estima que el PBI oscilará entre un alza del 0,4 por ciento o una retracción del 1,3, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne anuncia con fingido optimismo que el crecimiento será de 0,6 por ciento. Y le siguen llamando Pesada Herencia al 2,6 positivo de 2015.
Porque vamos hacia una catástrofe artificial y nunca antes vista, el Buen Mauricio tomó la decisión de firmar el decreto para que las FFAA estén a disposición para colaborar en seguridad interior, camuflada con el verso del control en las fronteras. A todas luces, un refuerzo represivo para la resistencia que se viene. Desde su asunción que tiene ganas de algo así y ahora, cuando la imagen de su gobierno está en picada y sus demoledores planes empiezan a naufragar, encontró el mejor momento para semejante provocación. Con la sugestiva necesidad de “saldar una deuda con las FFAA de la democracia”, el ‘paladín del diálogo’ da por tierra con 35 años de consenso.
Y pensar que algunos en la calle lo siguen bancando. Por mucho menos y alentados por titulares maliciosos, en tiempos de Cristina hubieran hecho sonar sus furibundos cacharros. Hasta siguen insistiendo con que la corrupción ficcional del gobierno anterior era mayor que la evidente del actual. Hay que estar alucinado para decir algo así o ser un colonizado irremediable. Los tiempos que se vienen son cada vez más oscuros y ya no debemos esperar que los confundidos se des-confundan. Cada día de permanencia de estos sátrapas en el gobierno nos aleja más del país equitativo que soñamos. El que estábamos construyendo cuando la Tormenta Amarilla irrumpió para arrasar con todo.

2 comentarios:

  1. Sí, la figura del cuento del tío es válida y certera pero el problema es que sigue vigente, camuflada, encubierta, disimulada pero siempre vigente y por estos días asistimos a nuevos y peores capítulos de la superchería.
    El lamentable decreto de transformar las FF.AA. en apéndice sub policial es cualquier cosa menos novedoso, si es medular para un tipo - el virrey - que no se parece a la dictadura, ES la dictadura; claro, mediáticamente presentado como una cara amable y dialoguista pero, a la hora de la verdad, la cosa pasa, como entonces, por IMPONER un modelo económico, una política retrógrada y antinacional subordinada al patrón USA a como de lugar y por las malas según cuanto haga falta, obvio, un armado en el que el enemigo no tenga cara ni modales ni uniforme de enemigo pero, los fines igualitos.... ahora está el decreto, pero la cosa ya estaba instalada, ya era visible si uno quería verla... aún sin la realidad pornográfica del "caso" ARA San Juan, la idea era la extinción de las FF.AA. como tales, a través del sencillísimo expediente de la profundización del desequipamiento, del corte al desarrollo de capacidades de autoabastecimiento, Fabricaciones Militares (q.e.p.d), INVAP, astilleros a "dinamitar", FADEA, privatización de terrenos y bases (¿a título gratuito?, Palomar, Moreno, Campo de Mayo), anulación de compras externas (cazas Kfir, Blindados VN-1, modernización Pucará, construcción nuevos Pampa, actualización ARA Santa Cruz, etc., etc.) .... parte de la "pesada herencia" era ese verso de que "el kirchnerismo revanchista buscó la destrucción de las FF.AA." - Chamuyo muy lindo sino fuera que esa destrucción es la que sucede ahora, con prisa y sin pausa en nuestras narices, incluídas las narices de esa milicada que votó la revolución de la porquería. Podríamos decir que "en el pecado, la penitencia" pero sería hacernos un cuento del tío propio, no?. No es problema de la milicada solamente, nos atañe a todos, TODOS estamos en riesgo. Argentina está en riesgo.
    Puede ser - y ya apareció el tigrense sub virrey - que haaya algunos "compartiendo" la necesidad de "renovar" las FF.AA., en línea con DEA, embajada y demases comedidos para combatir narcos y terroristas; o sea, mapuches, sindicalistas y cuanto bicho que camine por senderos nac and pop. Curiosamente (pero no) se estaría defendiendo los intereses "estratégicos" del país.... o sea, la Antártida, Atlántico sur, Patagonia....."compartidas" en sus escasos recursos con los buenitos del mundo... una hermosura.
    Tal vez sea mi prejuicio pero, creo que oyó mal, Gustavo, sobre el INVAP el virrey no dijo Magia, dijo MAFIA, y esa simple palabrita (autorreferencial, por cierto) define los infinitos cuentos del tío que nos toca vivir. Ni hablar de los que faltan.

    ResponderBorrar

Que no se rompa ni se doble

  Además de la confusa dinámica de la actualidad informativa, algunos problemas personales me impidieron continuar con la publicación en e...