miércoles, 2 de enero de 2013

Las primeras postales del año



La oscuridad de los agoreros no tiene límites. En estos días, los rumores que circularon sobre el estado del presidente venezolano Hugo Chávez demuestran la escasa humanidad de los autores y sus voceros. La posibilidad de un desenlace fatal en la salud del Comandante despierta en los nostálgicos del desastre un siniestro regodeo. Las minorías sueñan con nuevas elecciones -una especie de revancha- para apoderarse nuevamente del país caribeño y convertirlo en coto de caza para su avidez siempre insatisfecha. Impotentes, su lema favorito debe ser muerto el perro se acabó la rabia. Pero la potencia de Chávez supera su propia vida. No sólo representa el proyecto de una sociedad justa y equitativa para Venezuela, sino que significa la realización de un sueño que trasciende muchas fronteras. Conceptos que no entienden los carroñeros, que se alborotan con obscenidad ante la muerte. Jamás comprenderán que un héroe que entrega su vida se torna imbatible. Como no saben de conceptos ni de ideales, ignoran que los jirones pueden convertirse en banderas.
Porque detrás de los símbolos sólo puede haber victoria o esperanza. Si no hay nada de esto, es un objeto vacío que no despierta pasiones en los pueblos. Antes del embargo, la Fragata Libertad era nada más que un barquito que iba y venía por el mundo exhibiendo el entrenamiento de su tripulación. Ahora, después de su recuperación de garras de los buitres, representa la reafirmación de nuestra soberanía económica y política. A tal punto que los que antes se lamentaban por su segura pérdida, mostrarán una torpe indiferencia el día de su retorno. Claro, anclada en el puerto de Thema, era funcional para la construcción de la idea del fracaso del Gobierno Nacional, al aislamiento del mundo y otras tantas cosas más con las que muestran su miseria. El arribo de la nave se convertirá en una fiesta porque se ha transformado en símbolo. Y el incidente de la fragata dejó al descubierto a los que siempre se ponen del lado equivocado.
Al igual que los que celebraron el fallo del juez Thomas Griesa que, desde el tribunal de Manhattan, ordenaba pagar a los especuladores que no aceptaron la re-estructuración de la deuda. Los abogados representantes de Argentina entregaron el viernes un escrito ante la Cámara de Apelaciones de Nueva York para rechazar las demandas de los fondos buitre, que pretenden recibir unos 1330 millones de dólares, lo que daría por tierra con cualquier negociación de deuda soberana. O peor, de entregar esa cifra, los que aceptaron la propuesta argentina se sentirían estafados en su buena fe. Sin atender a esos argumentos, los impresentables locales sugerían al Ejecutivo el sometimiento a las presiones. Hasta pretendían erigirse en héroes con una colecta solidaria para aplacar a las fieras especuladoras. Cualquier cosa intentan para poner zancadillas al Gobierno K. Sólo imaginar a estos cipayos al frente del país produce escalofríos. Pero el desenlace de esta historia recién llegará hacia finales de febrero, cuando la Cámara difunda su fallo, después de una audiencia oral. Tiempo de sobra para divertirse con las absurdas lucubraciones de los analistas locales, que presentan sus más oscuros deseos con formato periodístico.
Ejemplos abundan. Cuántas veces hemos visto, escuchado y leído en estos años a los voceros del Poder Fáctico afirmar que la búsqueda de reparación de los delitos de Lesa Humanidad es sólo una consigna hueca de los exponentes del oficialismo. Y a la vez, hacen lo imposible para ocultar el resultado de los juicios. En el balance de 2012 deben figurar las 134 condenas pero, sobre todo, el cambio cualitativo que significa el inicio de los mega-juicios de la ESMA, La Perla, Arsenales y Jefatura de Inteligencia. Y lo que más los exaspera es el progreso de las investigaciones sobre la participación de civiles en esos delitos atroces. “El juzgamiento a civiles es sin duda uno de los logros de este año, no sólo en la causa Ledesma sino en varias jurisdicciones del país donde se ha pedido que se avance en investigar la complicidad de miembros de los grupos económicos”, aseguran las abogadas Carolina Varsky y Lorena Balardini, del Centro de Estudios Legales y sociales. Complicidad que seguramente no se detendrá en empresarios, sino que alcanzará a otros actores de la sociedad, como jueces o religiosos.
Tal vez por eso, el Arzobispo de La Plata, Carlos Aguer, difundió duros –por poner un calificativo- conceptos algunas horas antes de que comience el nuevo año. Primero apeló a un dicho muy conocido, aunque sin aclarar si como conclusión o profecía: “el que siembra vientos, cosecha tempestades”. Lejos de dilucidar semejante dilema, aseguró que "nada bueno se puede esperar de la promoción insensata de la discordia”. Especificar sobre los promotores de esa discordia despejaría algunas dudas. Empecinado en confundir, Monseñor pontificó que las “auténticas soluciones requieren otra mirada de la realidad, otro espíritu, una voluntad recta y generosa, de dar a cada uno lo suyo, según el derecho y la caridad”. ¿Qué proyecto de país tendrá en mente cuando dice estas cosas? ¿Cuál sino el que está en curso garantiza lo que el Prelado demanda? Pero no. Aguer sólo ve en el presente lo que siempre ha combatido: la alteración del statu quo. El representante eclesiástico jamás admitirá que el mundo armonioso que propone es el que, en el pasado, construyó un país tan desigual. "¿Cómo puede sostenerse la cohesión social si se adopta como inspiración del cambio hacia una sociedad más justa, una teoría según la cual hay que agudizar las contradicciones, crearlas si no existen, identificar y destruir al enemigo?", pregunta con cinismo. Él, que forma parte de una institución que a pesar de predicar el amor, ha bendecido los peores crímenes.
Pero no es la única. Una nueva causa judicial pondrá en el banquillo a la Sociedad Rural Argentina. Después del golpe del ’76, el INTA realizó una profunda depuración de sus empleados a través de renuncias obligadas, detenciones, asesinatos y desaparecidos. Un sobreviviente y familiares de las víctimas piden que se investigue la responsabilidad de la patricia entidad agraria, que tuvo un rol determinante en esos hechos, pues formaron parte de la dirección del organismo. Esa alianza cívico-militar se encargó de perseguir a técnicos y científicos que no compartían la política agropecuaria de José Alfredo Martínez de Hoz. El juez Daniel Rafecas deberá indagar a los acusados sobre la confección de listados con futuras víctimas y el lugar que ocupaban en la cadena de mandos. Dos de los interventores ya han fallecido, pero funcionarios del Ministerio de Economía y la Secretaría de Agricultura gozan de buena salud para ser sometidos a un proceso judicial, como Mario Cadenas Madariaga y Jorge Zorreguieta, el padre de Máxima.
Y si de enredos judiciales hablamos, la causa Clarín será la vedette de este verano, en sus intentos de postergar lo más posible la adecuación del Grupo a los dictados de la ley. El mayor anhelo de sus directivos es llegar enteros a las elecciones legislativas de mitad de mandato, para limar –con todos sus libelos- lo más posible la adhesión a La Presidenta. El peor escenario es un triunfo contundente de los candidatos oficialistas que, desde sus bancas, pueden impulsar una reforma constitucional que habilite un nuevo mandato de CFK, lo que se convertiría en una pesadilla. Para ellos, por supuesto. Eso sí, de ahora en más, calificarán como acto de campaña cada una de sus apariciones y considerarán electoralista todas sus decisiones. De tan obvios que son, hasta podría predecirse el contenido de las tapas de los próximos meses.
A pesar de contener una cifra fatídica, este año promete bonanza hasta para los más supersticiosos. Y mucha discusión que, lejos de dividir a la sociedad, como pregonan algunos, contribuye a su consolidación. Eso sí, los que insisten en confabular desde las sombras quedarán cada vez más solos, víctimas de su propio veneno que ya no podrá infectar jamás a este colectivo.  

1 comentario:

  1. Publicado con imagen casera http://adriancorbella.blogspot.com.ar/2013/01/las-primeras-postales-del-ano-por.html

    ResponderEliminar

Para los que aplauden tanta locura

Aunque los números no están confirmados , los especuladores celebraron, un gran supermercado congeló su latrocinio por unos meses y a...