jueves, 24 de enero de 2013

Cartografía y política: un top veraniego

 
Los mapas no son la realidad, pero sí sus orientadores. En una playa poblada de bañistas sería imposible trazar un mapa, aunque a veces resulta muy necesario. Cinco minutos de distracción y la geografía playera, de tan dinámica, se modifica tanto que uno tarda algunos minutos en hallar sus petates después de un merecido chapuzón. El artilugio cartográfico permite una modesta ubicación de las cosas, aunque está lejos de ponerlas en su lugar. A pesar de que nuestro querido planeta está padeciendo transformaciones de todo tipo, está a la vista un nuevo horizonte, si se sabe mirar bien. Los grandes cambios son graduales, pero necesitan mucho coraje para llevarlos a la práctica. Algunos piensan que es como soplar y hacer botellas, pero siquiera se toman el trabajo de inflar los carrillos. Eso sí, prometen y aseguran tener equipo. Pero ya sabemos cómo es esta historia: apenas se acomodan en el sillón de mando, ya están pensando en la etapa subsiguiente y en esos afanes, se olvidan por completo de lo que tienen que hacer.
Dos adolescentes de un colegio de Moquehuá, en provincia de Buenos Aires, comenzaron a observar los planisferios y sacaron algunas interesantes conclusiones. "Descubrimos que los mapas no son lo que pensábamos: en realidad demuestran un gran poder", explica Franco Zoia, de 14 años, que investigó la veracidad de lo que muestran los planisferios más usados. Matías Giacobelli, su compañero de 15, amplía la idea: "todo mapa tiene un sentido de poder. En el planisferio que se usa en las escuelas estamos acostumbrados a ver el Hemisferio Norte arriba y el Sur abajo, pero en el espacio no existe nada de eso. Una convención lo resolvió y dejó al Sur sin poder". Ese mapa del que hablan fue elaborado por Mercator en el siglo XVI y es con el que estudiamos casi todos. "La idea surge al pensar que la geografía no tiene un solo punto de vista -amplía Sergio Cimbaro, director del Instituto Nacional de Geografía- Al globo terráqueo se lo puede mirar de diferentes maneras". "Cualquier representación de una superficie terrestre tiene deformación -agrega Cimbaro- Por eso hay tantas".
Pero no sólo los mapas despiertan la atención de nuestros jóvenes. Un equipo de investigación de la UBA descubrió, a través de una encuesta, que los chicos de diferentes sectores sociales de las escuelas porteñas manifiestan una alentadora tendencia a involucrarse en actividades solidarias. Unos 395 estudiantes de 1° a 5° dan por tierra con aquellos prejuicios que los catalogan como individualistas y desinteresados. Más del 70 por ciento de los entrevistados reveló haber aportado alimentos, medicina o ropa en caso de desastres o para una organización social. Lo más sorprendente es que un 55 por ciento reconoció haber auxiliado a un desconocido en la calle y más de un 43 por ciento participó como voluntario en alguna actividad en beneficio de la comunidad. Según las directoras de esta investigación, Marcela Benegas y Marta García Costoya, de la Facultad de Ciencias Sociales, "las respuestas de los jóvenes manifiestan, en alto grado, inclinaciones, disposiciones o prácticas de índole solidaria respecto de los otros en general, tanto por parte de los propios encuestados como de sus familias".
Pero no todas las encuestas tienen resultados tan alentadores. A mediados de marzo se realizará el referéndum entre los isleños para resolver el estatus político de las Malvinas. Todo esto en medio de los apoyos que sigue sumando Argentina para que Gran Bretaña cumpla con las resoluciones de las Naciones Unidas. El Comité Especial de Descolonización de la ONU registró la existencia de 16 territorios no autónomos en todo el mundo y nuestras islas entre ellos. Para la Constitución de las islas, "los habitantes tienen el derecho de autodeterminación que pueden ejercer cuando quieran". Lejos de una actitud pacífica y con la prepotencia del que no tiene razón, el Primer Ministro británico, David Cameron ha decidido militarizar Malvinas, al extremo de que los 3000 habitantes conviven con 1500 soldados. Mientras Inglaterra trata de conservar su viejo prestigio de pirata, CFK recibió estusiastas muestras de apoyo en la reciente gira realizada por Oriente.
La pregunta que los colonos residentes de las Islas deberán responder por sí o por no es ¿desea que las Islas Malvinas conserven su status político actual como un Territorio de Ultramar del Reino Unido? Para los británicos, los mal llamados kelpers pueden ejercer el derecho de autodeterminación, que en realidad no les corresponde por ser población transplantada y no nativa. Desde muchos puntos de vista, los resultados de esta consulta no afectarán la soberanía argentina sobre ese territorio. Pero el clima vacacional invita a cierto moderado divague. La Cancillería Británica insiste en que los malvinenses merecen "ser escuchados para determinar su futuro y el de las próximas generaciones". Para no creer sería que nuestros primos decidan ser argentinos. Pobres los ingleses. ¡Qué solos se sentirían!
Tan solo como el Grupo Clarín en su resistencia a cumplir con una ley de la democracia. Apenas tienen la compañía de los jueces de la Cámara en lo civil y comercial, que aceptan cuanta cautelar les presenten y si no, las inventan. Claro, y el apoyo de algunos políticos que -mientras claman por las instituciones- justifican que el Monopolio no acate la normativa vigente. Mientras el verano se adorna con el tira y afloje entre el Gobierno y el Grupo, cosas más divertidas -y absurdas- ocurren en la superficie.
Sin risas grabadas para indicar el chiste, Mauricio Macri aseguró que puede armar "el mejor equipo que se haya visto en Argentina desde Frondizi para acá, con gente que sabe, honesta, que ame este país y quiera poner el hombro". Por supuesto, que ésta es una manera de afirmar algo sin decir nada; de anunciar propuestas sin especificar cuáles son; de pensar la Política sin política, que significa, ni más ni menos, no hablar de política. Pero esto también indica que el Jefe de Gobierno de la CABA necesita un mapa para orientarse por la vida.
Según sus imprescindibles análisis, Macri subrayó que "gracias a un núcleo de periodistas que pusieron límites, la Argentina hoy no aceleró en el camino de la chavización de Venezuela o de Ecuador que yo había denunciado". Sólo él sabrá de qué habla. Lo que sí puede afirmarse es que ya no le interesa gobernar la Capital del país, sino proyectarse al 2015 para que su afán destructivo tenga más territorio para manifestarse. El principal obstáculo para ese anhelo es, por supuesto, el kirchnerismo que, de continuar con estos auspiciosos indicadores, se transformará en imbatible. Sin embargo, de acuerdo a las concienzudas conclusiones del Alcalde, "La Presidenta no tiene Plan B" y destacó no creer "que en esta Argentina, que ellos han vuelto a dividir, tengan la posibilidad de conseguirlo. Hoy la reelección la veo lejos para ellos".
Pero más lejos está la presidencia para él. Jamás se lo ha escuchado sostener una propuesta. Sólo consignas insustanciales. El Macri sabio y meditabundo es más gracioso que el superficial y farandulero, pero no menos peligroso. Su nuevo personaje, el que parece un fiel discípulo de doctrinas espiritualistas, el que habla de amor y de su familia es el que intentará conquistar el Sillón de Rivadavia y sobre el que se basará esta larga campaña que recién se inicia. Por eso, este apunte trazó un mapa algo incompleto para conocer lo que nos depara la cartografía del futuro. No sea cosa que algún desprevenido se deje engañar por esta nueva careta de uno de los más fervientes restauradores de las políticas que nos llevaron a la ruina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las hogueras bien dispuestas

En la Edad Media y más acá torturaban y quemaban personas por la sola sospecha de brujería o pactos con el diablo. Si el acusado confesaba...