lunes, 18 de noviembre de 2013

Lenguas desbocadas en busca de un límite


Difícil comprender por qué algunos quedaron enredados en una campaña electoral que ya terminó, sobre todo los que no tienen la más mínima posibilidad de llegar a algo más que una banca en diputados. Las declaraciones de Victoria Donda sobre la salud de La Presidenta superan el desprecio a que nos tiene acostumbrados. Ya quedó dicho en un Apunte anterior: no es lo mismo la libertad de expresión que el libertinaje opinativo. Algunas lenguas necesitan un freno para estimular un poco la actividad cerebral. Que el corazón empiece a dictar ideas, ya sería demasiado. Los mediocres de la política no saben qué hacer para disimular su mediocridad y arrojan frases impactantes para seguir alimentando los prejuicios de una porción minúscula de la población. Mientras tanto, desde las amarillentas filas de la agrupación no-política que lidera la CABA tratan de echar un manto de olvido a las declaraciones de Durán Barba. Pero no lo logran, porque el ecuatoriano sigue hablando y cada vez la embarra más. Mauricio Macri es un experto en estas cuestiones y aporta lo suyo. Hasta consideró que merecen compasión los desubicados neonazis que irrumpieron en la Catedral Metropolitana para malograr la conmemoración de La Noche de los Cristales Rotos.
¿Por qué la diputada itinerante Victoria Donda vomita lo que dicta su magra conciencia? Y nadie discute su posición ideológica, por más errática que sea, ni su derecho a difundir su opinión, aunque esté basada en información falaz. Lo que uno exige desde estas líneas es un poco de respeto y responsabilidad, de acuerdo al cargo que ocupa. Ella es diputada del Congreso de la Nación y, como dictamina la Constitución, también gobierna el Estado. Nadie que ocupe un cargo dirigencial puede decir, respecto a la salud de La Presidenta, que “hay algunos que dicen que va a volver como la mujer maravilla y otros dicen que parece una planta”. Una crueldad inusitada para una persona que carga una mochila como la de la nieta recuperada que se inició en la política de la mano del kirchnerismo, al que abandonó unos meses después para transformarse en una vehemente opositora. ¿Qué le habrá hecho Cristina para inspirar tanto desprecio por su vida? Y por la vida de muchos que, debido a múltiples enfermedades, quedan en estado vegetativo durante años. Un dirigente debe establecer un parámetro, debe conducir a un mundo mejor; debe dirigir, no atropellar ni colisionar.
Un parámetro casi docente con sus dirigidos: si ella se expresa en esos términos, sus representados podrán hacerlo en peores. Si una diputada opina como una vieja conventillera, ¿de qué manera deberá hacerlo una vieja conventillera? Un poco más de nivel para una abogada que ha tomado la decisión de contribuir al armado y aprobación de las leyes es lo que se le puede exigir. Pero bueno, en su campaña de 2011 prometió portarse mal y lo está haciendo muy bien. Tanto como el ex periodista y ahora mitómano, Jorge Lanata, quien, en su columna clarinista del sábado contó que sus fuentes confiables aseguran que CFK padecería el síndrome de Pick. Según el conductor del PPT opositor -en sintonía con las primeras líneas de Wikipedia- este mal degenerativo hará que nos encontremos con una mandataria desinhibida, bromista, locuaz y con algunos momentos de irritación. Esto significa que si vemos que Cristina actúa como siempre es porque está muy enferma. Si no, también. Todo vale a la hora de aportar un granito de arena destituyente.
Por si esto fuera poco, el ex director de Página/12 denunció que el Gobierno Nacional está por hacer una especie de reality show con La Presidenta. Nada más lejos de la realidad, como se puede sospechar. La Jefatura de Gabinete de Ministros emitió un comunicado el mismo día en el que aclara que el proceso de Licitación Pública se encuadra dentro del “Régimen de Contrataciones del Estado Nacional para el seguimiento y difusión de las actividades presidenciales”. Nada de Gran Hermano, sino la obligación constitucional de hacer públicos los actos de gobierno por todos los medios posibles para contrarrestar las estrategias desinformativas de los medios hegemónicos. La táctica carroñera de siempre: muestran algo que se hace siempre como algo excepcional. Y denunciable, para no perder la costumbre.
Enredos judiciales
Aunque el Alcalde Amarillo lo considera un “tema que ya está terminado”, el escándalo desatado por las consideraciones de Jaime Durán Barba, el oscuro asesor del PRO, sobre la figura de Hitler revela un trasfondo bastante enmarañado. El ecuatoriano no es querido por todos los actores de esa fuerza no-política –aunque de marcada tendencia derechosa- salvo Macri, Rodríguez Larreta y alguno que otro más. El futuro le depara la desocupación, porque ya nadie requerirá sus servicios, salvo alguna agrupación neonazi que anhele saltar a la arena política.
Pero el futuro también le garantiza impunidad. Si la denuncia presentada por el senador Daniel Filmus sobre la campaña sucia tenía buen rumbo en la Justicia Federal, en la porteña combina mejor con el tono amarillento de la CABA. El fiscal Martín García Berro se ha mostrado más interesado en perseguir a la víctima antes que al victimario. Aunque parezca mentira, Salomón Filmus ha sido el blanco de las investigaciones, cuando en realidad, era el protagonista de las difamaciones pergeñadas por Jaime Durán Barba. Algunos recordarán la infame estratagema: a través de mensajes grabados con la apariencia de encuestas telefónicas, brindaban al encuestado información falsa sobre vínculos inexistentes entre el padre de Filmus y Sergio Shocklender.
En lugar de profundizar la línea investigativa iniciada por la jueza federal María Servini de Cubría, el Fiscal está más interesado en demostrar las mentiras para encubrir a los mentirosos. Tal vez inspirado por los abogados defensores, solicitó la anulación de los resultados del allanamiento a las oficinas de Durán Barba y Asociados, donde se encontraron elementos de prueba irrefutables del origen de las grabaciones. En cambio, García Berro solicitó información sobre la existencia de algún Salomón Filmus matriculado en el “Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo”. Y si no está, que lo inventen, le faltó exigir. No se conformó con esto. Primero, ordenó a la ANSES que remita información sobre sus aportes previsionales y requirió a Madres de Plaza de Mayo datos sobre cualquier relación con Salomón Filmus. Después, y a sugerencia de uno de los defensores, intentó demostrar que tenía militancia política y por eso solicitó a la Junta Vecinal de Los Piletones que le “informe si Salomón Filmus se encuentra vinculado con las tareas” de esa institución. Dilación pura, porque la causa prescribe en diciembre.
Una obscenidad de las peores. O muchas: una diputada irrespetuosa, un periodista mentiroso, un asesor político siniestro, todos atravesados por mucha crueldad y cinismo. Y, por si esto fuera poco, un fiscal identificado con el sospechoso. Un freno, por favor, a esas lenguas desatadas y maliciosas para elevar un poco el nivel, para que se debata con bases sólidas y no con lucubraciones que no son más que expresión de deseos. Un pequeño castigo que señale un parámetro para prestigiar la libertad de expresión. Y esto no busca la instauración de la censura, sino que es una invitación a la cordura.

3 comentarios:

  1. Victoria Donda es una muestra patetica del deterioro de alguna dirigencia que ha perdido el rumbo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además es una muestra de que las serpientes no pueden ser domesticadas.

      Eliminar
  2. Coincido en todo Gustavo ! Y lamentablemente esa Cultura de la "Opinología barata" se ve en las redes también. Muchos se creen Jueces o Fiscales, en lugar de analizar las cosas desde la más simple lógica o tratando de informarse adecuadamente antes de "sentenciar".
    Necesitamos la Democratización de la Justicia ! No puede ser que se haya envestido tanto contra la investidura presidencial (además d los atropellos d Durán Barba,en su momento contra Filmus y hoy realzando a Hitler) y q no haya habido un Fiscal q actuara de oficio...

    ResponderEliminar

El gran carnaval

Nada que aplaudir. Pocos están a salvo. La Revolución de la Alegría es una lágrima gigante que va a terminar ahogando a muchos de los que c...