viernes, 20 de febrero de 2015

Paraguas, cacerolas, la lucha es una sola



La lluvia, más que épica, aportó obsesión a la marcha opositora. Sus ofuscados asistentes necesitan creer en cualquier falacia para pedir la renuncia de CFK. Hasta son capaces de contener sus más venenosos dicterios y coronar como héroes a personajes que deberían estar fuera de juego con tal de que Ella se vaya de una vez y para siempre. “La marcha de los paraguas” –como pretenden que sea recordada- no escapa a la lógica de los cacerolazos anteriores: buenos vecinos con el ánimo recalentado por mentiras instaladas desde los medios de comunicación y avaladas por políticos opositores que no encuentran la vuelta para conquistar la alternancia. Para que estas convocatorias sean efectivas se requiere la creación de un mito que justifique los prejuicios de los individuos participantes. La verdad no importa ni sirve para descargar sus odios. Una vez más una minoría marchó pese a todo para manifestar el desprecio hacia las decisiones de la mayoría.
Porque a pesar del impacto visual de esos miles de paraguas poblando las anchas avenidas de la Capital, no dejan de ser una minoría. Si nos adentramos en los números, notaremos que detrás de este aparente triunfo se esconde un auspicioso fracaso. Según multiplicaron los agentes de la Metropolitana, respondieron al reclamo-homenaje unas 400 mil almas con sus respectivos cuerpos. O a lo mejor contaron unas y otros por separado. Los datos de la Federal también exageran, aunque en sentido inverso: unas 60 mil personas. Ni tanto ni tan poco. Promediemos en 250 mil, para ser salomónicos. Que casi todos los medios, más todos los periodistas y políticos de la oposición, más los restos parlantes de Mirtha hayan convocado a esa cantidad es casi un fiasco en una ciudad de casi tres millones de habitantes. Menos del nueve por ciento de la población se sintió motivado a ser Nisman por unas horas.
Además, en las ciudades más importantes del país la movilización fue casi insignificante, con un bajo porcentaje de caceroleros silenciosos en relación con la población de cada lugar. Como siempre, estas expresiones protestonas tienen un mayor impacto en la CABA, Capital Nacional de la Disconformidad y la Manipulación. Y si abusamos de nuestra maldad, podemos dividir a los marchantes paragüeros por la cantidad de candidatos a la presidencia que se sumaron y el impacto numérico será menor.
Un silencio poco saludable
Lo que seguirá inspirando innumerables análisis –algunos luminosos y otros oscurecidos- es la decisión de marchar en silencio. Desde sus inicios, esta marcha se pensó para reclamar Justicia. Cuando quedó en evidencia el absurdo de que un grupo de fiscales exija eso, el homenaje apareció como el mejor disfraz, aunque ya había terminado el carnaval. Sin dudas, la ausencia de sonido tenía como objetivo atenuar la vocinglería protestona característica de estos rituales catárticos. En nuestra historia, el silencio pobló las marchas cuando había una víctima del poder. Hasta ahora, en lodenisman no hay nada de eso. Todos los datos recogidos por la fiscalía descartan con seguridad la comisión de un delito. Ni un solo elemento sugiere la posibilidad de un homicidio. Si Nisman fue una víctima, habría que buscar a sus victimarios entre todos los que lo presionaron para presentarse en el Congreso el lunes 19 de enero.
El silencio fue necesario para tapar toda la hipocresía que dio origen a la marcha. Sus motivaciones se basaban en groseras falsedades guionadas por los medios hegemónicos, recitadas por los eternos candidatos y los oscuros convocantes para aportar cierta validez. Sin silencio, las verdaderas intenciones de esta expresión callejera hubieran quedado expuestas en toda su crudeza. Así, calladitos, hasta parecían democráticos y todo. Aunque algunos micrófonos captaron esas tonterías sobre la dictadura, el autoritarismo, las enfermedades mentales y demás deslegitimaciones que vienen con firma incluida.
Eso sí, la libertad de expresión de ninguna manera está en riesgo. Los que llenan metros en los diarios y minutos de TV y radio denunciando una inexistente dictadura saben que en una dictadura de verdad no podrían decir nada. En una dictadura, Clarín y toda su troupe no podrían actuar con la libertad con que operan para destituir al gobierno. En los años oscuros, muchos de ellos estaban muy aliados con los gobernantes de entonces y tapaban todas sus atrocidades. Esos que hablan de dictadura, prometen silenciar las voces kirchneristas cuando sean gobierno. El silencio es su máscara, pero también su herramienta.
El silencio es ideal para la siesta o para jugar al ajedrez. Uno es amo de sus silencios y esclavo de sus palabras. Pero también dicen que el que calla, otorga. El silencio puede ser muestra de sabiduría, pero también de ignorancia. De impotencia, de humillación. Hay silencios que no pueden interrumpirse con palabras y palabras que hay que escuchar en silencio. También existen silencios que ocultan lo que no se debe decir. Silencio ante lo bello o ante lo horroroso. En fin, hay tantas formas de comprender el silencio que podríamos estar horas hablando en torno a él.
Tal vez sea por eso que la política se defina más por la palabra que por el silencio. La política en silencio se convierte en su contrario: la no-política. Esto lo aprendimos en los últimos tiempos, que no se puede actuar en política negando la política. Por eso los no-políticos apelan a generalidades como el diálogo, el consenso, la normalidad, la ancha avenida, la unión. Palabras vacías que saben a silencio. Conceptos huecos que no significan nada, promesas hueras con adornos paradisíacos. Cuando no recitan estos formulismos, recurren al silencio porque no pueden decir más. Entonces, para evitar los contrastes, intentan silenciar a los demás. No en vano muestran su irritación ante la Cadena Nacional o el programa 678.
Uno de los grandes logros del kirchnerismo ha sido precisamente la instalación de la Idea como motor de toda transformación. La idea no como un lema marketinero sino como un espacio en pugna, con contexto y con historia. Y con eso rompió el mito de la sociedad armónica, donde la mayoría soportaba la miseria mientras una minoría gozaba hasta la exageración; donde la pobreza se presentaba como una epidemia inevitable y no como el resultado de la voracidad de unos pocos; donde la desigualdad era la regla y la crisis, una constante. La palabra pone en evidencia que en toda sociedad los conflictos son necesarios para transformar el estado de las cosas.
La palabra es explicación y ésta es lo que mejor maneja CFK en sus discursos. Lástima que algunos se nieguen a escucharla en serio y se queden con el compendio que presentan los manipuladores de siempre. Unas horas antes del cacerolazo silencioso, La Presidenta estuvo en Lima, provincia de Buenos Aires, para elevar a la máxima potencia el reactor nuclear de Atucha II. También habló, para desesperación de unos pocos. “Les pido que abran bien los ojos –advirtió- no estoy hablando de conspiraciones, es un mundo de intereses que quieren que unos estén subordinados y los otros mandar, y se enfrentan con gobiernos como éste que no permiten que nadie le marque la cancha”. Por eso a la tarde, en medio de la lluvia, algunos optaron por el silencio y otros, más exaltados, gritaban bajo sus paraguas “Argentina sin Cristina” o, con menos sutileza “Cristina andate”. Quien quiera entender, que entienda. Todo está tan claro que es imposible confundirse.

4 comentarios:

  1. Todo está más q claro Gus ! Clarísimo,y no sé si x ignorancia,necedad,o simplemente "hijaputez",siguen Odiando,insultando,agraviando ya q no tienen un solo Argumento q sustente tanta Locura... Los "Marchadores Silenciosos" (parte d ellos al menos)rompieron el móvil d la Tv pública (luego son los 1ros en cuestionar q se hace con Ntra plata,la del Estado (?),insultaron al cronista de 678,y al del Noti d Tv Púb...En fin,kieren pintarnos Un Triunfo? En las redes lo celebraron con "escatológicos insultos",mostrando su "Intolerancia" a la máxima potencia (m ligué mucho d éso ayer)
    Como dijo hoy Gabriela Cerruti,y como también lo expresás vos acá,en tu artículo :" Si TODA la OPOSICIÓN REJUNTADA,más TODA la OPERACIÓN MEDIÁTICA DOMINANTE,logró esta Patética Marcha con Paraguas Abultadores incluídos... " Estemos tranquilos,porq está claro q la Verdad se Revelará en las HURNAS !!!
    Como Siempre Excelente lo q escribís,para ser entendido x Todas y Todos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ale. Hay que ser optimistas. Si recurren a los jueces es porque con sus candidatos no llegan ni a la esquina. Llenemos la Plaza el 1 de marzo y ahí se darán cuenta cuántos somos

      Eliminar
  2. Muchas gracias, Gustavo, por tu serena labor de esclarecimiento en estas agitadas horas en que se debe amasar el fulbo y no perder la cabeza.

    Pablo López

    ResponderEliminar
  3. Al ver los reportajes a los concurrentes de la marcha no lo podia creer , una sra que empieza diciendo que Nisman era como hijo y termino diciebndo que si era mas joven se lo queria voltar , un boludo con un cartel que decia " Procer a Nisman lo vivimos a San Martin lo leimos , alguien que hablaba del pan y del vino inintendible ...testigos inventados , No fundamentos politicas , no propuestas de futuro , solo el yegua asesina ???? y el Yo soy Nisman que me dejanb pensando sino sera conciente , que son Nisman por que son corruptos , ansian los 15 minutos de fama a cualquier precio , y son colocnizados culturales que se brindan a servir a cualquier Nacion extanjera .... perdon a cualquiera no a la del Norte

    ResponderEliminar

Para los que aplauden tanta locura

Aunque los números no están confirmados , los especuladores celebraron, un gran supermercado congeló su latrocinio por unos meses y a...