lunes, 23 de febrero de 2015

Una comparsa sin carnaval



La marcha de los paraguas estuvo plagada de sponsors. Nombres de bancos, tarjetas de crédito, gaseosas, cervezas impresos en la superficie de los protectores de lluvia. Después hablan de los choris y esas tonterías. Tan desorientados están los caminantes paragüeros que se creen héroes por haber puesto el pecho en plena calle a la furia de los elementos y la dictadura K. Tanto padecen la orfandad de ideas que necesitan creer en la falacia del crimen político. Tan desamparados se encuentran que coronan como héroes a ladronzuelos y corruptos serviles. Tan derrotados parecen que apelan a multiplicar los números para abultar la concurrencia: sin paraguas, no hubieran ocupado siquiera la mitad del espacio. Con menos bulla mediática, Milagro Sala movilizó a 60 mil personas en San Salvador de Jujuy: más del 20 por ciento de la población para agradecer a Cristina en el día de su cumpleaños. Con paraguas, hubieran cuadruplicado el impacto y este hecho se habría convertido en el Milagro de Jujuy.
Pero no hay milagros en la vida real. Sólo la más cruda realidad. Esos protestones todo terreno constituyen una minoría que se circunscribe al territorio señalado con el Obelisco. Unos kilómetros más allá, el porcentaje decrece hasta la insignificancia. Mentira que todo el país está cansado de CFK y el proyecto K. Al contrario, la sorpresa les caerá como un balde con agua de la Antártida a los carroñeros, sus acólitos y manipulados. En una semana, Cristina exhibirá su tropa, que no está compuesta por señorones con más de medio siglo sobre sus hombros ni fiscales con prontuario incluido que trotan como ídolos deportivos o estrellas del pop; que no incluye a señoras encopetadas de gesto severo ni candidatos al fracaso recitadores de generalidades; que no necesita titulares agoreros ni muertos para arrojar en los despachos de la Rosada para generar sus ideas; que no alimenta sus prejuicios con las sandeces de los agitadores mediáticos; que no revolea denuncias a los cuatro vientos ni defiende sus privilegios con jueces buitrescos.
El primer día de marzo, Cristina inaugurará el último período parlamentario de su gestión. Nadie espera que el discurso brindado sea conciliador y mucho menos sumiso. Ese día planteará las líneas de los últimos meses de su mandato y, como siempre, su mirada estará puesta más allá de diciembre. Y, también como siempre, la acompañará una multitud incontable y bulliciosa. Porque la tropa de Cristina sólo hace silencio para escuchar su Palabra. Las pausas se poblarán de cánticos y consignas porque el silencio no es saludable en estos actos; porque hay mucho que decir cuando la Líder indiscutible de los últimos tiempos interactúa con sus seguidores. La tropa de Cristina desborda juventud hasta en los más viejos, se viste de esperanza en los momentos más difíciles y nunca está en contra, sino a favor de los derechos conquistados y por conquistar.
La cancha está marcada
Este reciente intento por desalojar al kirchnerismo de nuestra vida ya se está desarmando. Más allá de las trampas judiciales, no les quedan muchos más recursos. Sus candidatos no juntan votos ni para un club de bochas, por más que publiquen las encuestas más delirantes. Los demás referentes de la oposición sólo consiguen cámara si memorizan los diálogos de un sainete que ya no hace reír a nadie. ¿O no resulta absurdo que una diputada se oponga a algo que ella misma alentaba apenas un mes atrás? Patricia Bullrich no quiere que Gerardo Pollicita se presente en el Congreso para hacer lo que antes sí quería que hiciera Nisman: fundamentar la denuncia de encubrimiento contra La Presidenta, el canciller y algunos más. Antes lo planteaba como una gesta patriótica y ahora lo denuesta por intromisión a la justicia. Que alguien subtitule esta escena porque no se entiende nada.
Tampoco se entiende qué intenta hacer el diario Clarín con la multifacética testigo fundamental Natalia Fernández. O sí se entiende: con esta jugarreta tan infantil y difícil de creer busca confundir a sus ya extraviados lectores. Y con sus mañas cada vez más degradadas pretende desacreditar a la fiscal Viviana Fein para que la causa por muerte dudosa pase al fuero federal como homicidio, donde tienen operarios disfrazados de jueces y fiscales que pueden resultar más funcionales a sus nefastos objetivos. La erradicación del kirchnerismo está en marcha: lo que seguramente no lograrán en las urnas con sus deslucidos peleles, piensan concretarlo con la ayuda de algunos monarcas de los tribunales amigos.
Para quien dude de estas afirmaciones, basta hacer una recorrida por las decisiones tomadas al día siguiente del 18F. La cautelar que resguarda los privilegios del Monopolio, el procesamiento a Boudou, la confirmación de Bonadío como juez de la persecución a Máximo Kirchner, entre otros obsequios realizados al Poder Real. Mientras cajonean causas que involucran a los integrantes del Círculo Rojo, revolean sentencias hacia todos los que tengan una fragancia K. Esa es la Justicia que quieren para el futuro del país: prepotente, discriminadora, corrupta, injusta. Una justicia patricia, a la medida de los que se creen dueños del país. Una Justicia independiente del Poder Político pero consustanciada con los sanguinarios intereses del Poder Fáctico. ¿Quedará alguien en el país que piense en algunos funcionarios tribunalicios como si fueran celestiales entidades enviadas para difundir su prístina pureza?
Sí, quedan unos cuantos. Esa minoría que marchó el 18F puso en evidencia su credulidad respecto al tema. Por eso vitoreaban a los fiscales organizadores de la comparsa como si fueran heroicos gladiadores. Lo que convierte a estos personajes en patriotas no es su oscura trayectoria, precisamente, sino su impronta despectiva y persecutoria hacia Cristina, sus funcionarios y todos los que apoyamos este proyecto. No es el equilibrio lo que se valora de ellos sino todo lo contrario: ese desequilibrio que aparece como el arma más eficaz para liquidar al kirchnerismo y condicionar a los gobernantes que vengan. Con personajes así, el futuro sólo puede prometer la restauración de nuestro peor pasado. Más que conservadores, son retrógrados. 
Como una anticipación de lo que será su discurso del 1 de marzo, CFK publicó una carta en Facebook y Twitter.  “El verdadero hecho político e institucional de la marcha del 18F fue la aparición pública y ya inocultable del Partido Judicial que es opositor y destituyente del Gobierno y busca constituirse en un superpoder por encima de las instituciones surgidas del voto popular”, expresó, como una contundente síntesis de los últimos acontecimientos. Estos exponentes del Poder Judicial “articulan con los poderes económicos concentrados y fundamentalmente con el aparato mediático monopólico, intentando desestabilizar al Poder Ejecutivo y desconociendo las decisiones del Legislativo”, agrega el mensaje.
Desde mediados de enero, cuando Nisman presentó lo que suponía la denuncia del siglo, hasta el último viernes estamos viviendo lo que algunos llaman golpe blando. La fiereza de los asedios evidencia la desesperación de los golpeadores. Los que ante esta opereta nieguen la existencia de la grieta con sus dos lados o los que aseguren no estar en ninguno de ellos, ya han elegido y no el bando más luminoso, precisamente. Sin dudas, la razón está de este lado. Por eso, hay que tener paciencia. Que sigan jugando por unos días más. El próximo fin de semana demostraremos cuántos somos y qué es lo que queremos: una justicia comprometida con el futuro de todos y no un manojo de mercenarios dispuestos a preservar el interés de unos pocos.

3 comentarios:

  1. Momentos importantes los que estamos viviendo y claramente describis y contribuis a difundir , mucho paraguas de golf en la movilizacion hasta pude ver uno de Tiger Woods que define al propietario , nunca antes antes un gobierno popular enfrento a los poderes hegemonicos como este y los dejos expuestos , con triunfos y derrotas , porque a cada truinfo el poder debio utilizar refuerzos ocultos y disimulados en otros poderes , los medios , debieron acudir a los jueces para mantener sus privilegios lo logran pero tienene que hacerlo a la luz y CFK rapidamente los bautiza el partido judicial , y el pueblo toma suya la definicion y se prepara para el 1 M con demostracion que el momento amerita . Gustavo Se agradece tu contribucion a la difusion y formacion para los mas jovenes Abrazo Enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuera por estos comentarios y la repercusión que está teniendo este espacio, lo habría dejado o no sería tan constante. Los tiempos que estamos viviendo impulsan mi entusiasmo, pero tambíen la constancia de los lectores me alientan a seguir adelante con Apuntes Discontinuos hasta que no sea necesario.

      Eliminar
  2. Comparto en mi face,permiso...
    Mirisuse

    ResponderEliminar

Los abolladores de la esperanza

Ya sabemos que es una hipocresía el plan de DDHH de Macri. La confluencia del Ingeniero con esa temática es un oxímoron, un amasijo de elem...