miércoles, 5 de octubre de 2011

Publicidad y política: un paseo por la tele (2da parte)


Estamos en plena campaña y la tele nos marca el ritmo. Nos muestra a un candidato o a otro. Hay un esfuerzo de los creativos por mostrar lo mejor de la propuesta. Y algunas cosas subyacen en esos mensajes que nos permitirán elegir a algunos y descartar a otros. Apuntes Discontinuos culminará con el paseo por los spots de los candidatos a presidente comenzado unos días atrás.
Jorge Altamira: el representante de la izquierda de los trabajadores no modificó la estructura de los anuncios que presentó en la campaña de las PASO, sólo el final. En aquellos tiempos suplicaban alcanzar el porcentaje para superar esa instancia. Ahora ya se basa en propuestas. Parten de una situación cotidiana en donde se vulneran derechos de los trabajadores y la reafirmación por parte de los candidatos de solucionar esos problemas en el Congreso Nacional. No hay propuestas presidenciales sino legislativas, porque ahora a eso pueden aspirar, la representación parlamentaria. Desde el punto de vista de la construcción estética, son muy primitivos. Parece ser la primera propuesta que surge en una mesa de trabajo; una reelaboración hubiera generado un spot más producido, no tan directo y dogmático. Como trabajo práctico de estudiantes de publicidad pueden estar bien; como spot de campaña dejan mucho que desear. Sin embargo, transmite la esencia de ese espacio político. En la sencillez, está su fortaleza. Esos cortos expresan la política realizada desde abajo y por eso, contiene autenticidad y transparencia. Esta campaña proyecta el trabajo en equipo en medio de la mística militante.
Hermes Binner: el candidato del FAP intenta proyectarse como segunda fuerza a partir de dos spots principales. En uno de ellos, se cuenta la experiencia del candidato, tanto como médico (anestesista)  y como político. El narrador hace una comparación entre los problemas de un país y las enfermedades que puede tener una persona. Como médico, sabe qué remedio usar; como político, cómo solucionar un problema. Las imágenes demuestran las soluciones a las que ha apelado durante su gestión para reducir la mortalidad infantil, entre otros. La solidaridad es un remedio efectivo. En realidad, en un país con un pueblo solidario, las “enfermedades” no aparecen. Precisamente es la falta de solidaridad lo que nos ha enfermado en el pasado. Solidaridad entendida no como la caridad despreciativa, sino como la construcción de algo sólido. Binner se presenta como el presidente de todos los argentinos, como una declaración de principios y garantía de que no habrá favoritismos partidarios con los gobiernos provinciales, una de las principales críticas que realiza al Gobierno Nacional.
El otro spot es terrible. Tiene mucha elaboración visual y está destinado a un público joven, por los protagonistas que aparecen seccionados por mitades en la pantalla. Mientras se produce esa caótica sucesión de medios rostros jóvenes, diferentes voces se encargan de enumerar las demandas que el candidato solucionará en caso de llegar a la presidencia. Lo que los jóvenes quieren es estudiar, trabajar, salir, participar, debatir, relacionarnos, ser amplios de ideas y alguna otra cosa más. En realidad, el que quiere hacer todo eso, puede hacerlo tranquilamente cuando quiera. El candidato promete satisfacer demandas que no son tales, que no son falencias. No hay impedimento alguno para hacer las cosas que esos adolescentes angustiados quieren hacer. Por lo tanto, no haría falta un nuevo presidente. Ese spot es tan superficial que exaspera. Su clima es apropiado para vender zapatillas de moda o celulares de última generación, más que para posicionar a un presidente.
Ambos cortos terminan con una frase mística: nace una esperanza.  En esta última frase se esboza la lectura de la realidad que realiza esta agrupación política. Las esperanzas son necesarias en situaciones extremas y desesperadas. Ahí se revela un cierto clima alarmista, negativo, caótico que necesita una nueva esperanza para ser superado. Además, el calificativo “nueva” permite pensar en que hay una vieja esperanza, que vaya a saber uno dónde ha quedado. Finalmente, una crítica estética presentada como pregunta: ¿qué necesidad de apelar a un primer plano cerrado del rostro del candidato? Más aún cuando, para ocultar el despiadado paso del tiempo por la cara del ex anestesista, recurren a un exagerado photoshop que la transforma en una máscara que asusta. Probablemente, gran parte del electorado no lo votará porque no lo reconoce.
(Antes de abordar al próximo candidato, es necesario aclarar que el autor de estos apuntes intentará despojarse de toda pasión exagerada para no malograr la seriedad desplegada hasta aquí. Un pequeño agregado: todo análisis es subjetivo, por lo que no puede pretender objetividad. Siempre es necesario abrir el paraguas)
Cristina Fernández de Kirchner: los spots televisivos del FPV para la reelección de CFK están inspiradas en una única idea: una historia individual que se funde con lo colectivo. El primer corto que se dio a conocer es la historia de Cecilia Mendive, una investigadora que trabajaba en Alemania. En 2009 la embajada argentina la convoca para retornar al país y a partir de allí se construye un relato conmovedor, que termina con una frase muy bien construida, tanto por su forma como por su efecto: “un país puede sufrir una fuga de cerebros, pero nunca puede sufrir una  fuga de corazones”.
La segunda historia es la de Braian Toledo, el lanzador de jabalina que aspira a ser olímpico. Es la historia de una inclusión. Es el fundamento del Estado como garantía de las oportunidades. Es la síntesis de este modelo político.
Las dos historias parten de una particularidad – la de un individuo que se funde con el pueblo- que termina siendo una muestra de lo que se está haciendo: fluir hacia la unidad, hacia lo único, El País. Por eso, la frase final apuntala un colectivo. Todo esto es posible cuando se piensa en la unidad, gracias a la fuerza de un país. No hay presencia del “YO” del candidato, sino que responde a una potencia que la impulsa, que la nutre.
Por supuesto que hay mucho más para decir de las campañas televisivas. Estos apuntes no pretenden acabar con el análisis. Simplemente transformarse en un punto de partida para arribar a los conceptos más escondidos, las intenciones más disimuladas de los candidatos a presidente. Ahora para cerrar, no es el estilo de este espacio realizar anticipaciones de textos por venir. Pero está en preparación algo que puede resultar agresivo, pero necesario. El título será Un responso para el pequeño Cobos. En un par de días verá la luz. Hasta entonces.

5 comentarios:

  1. Un agregado. Lo del FAP es patético, presentarse con aspiración de máxima para un segundo lugar con un candidato que posiblemente esté en un geriátrico en las proximas elecciones da pena. Y yo pregunto: ¿Que hace el gobernador para garantizar todas esas cosas que los "Medios Jóvenes" reclaman?. ¿Que simboliza la chica con bigotes?. Una última: El spot es idéntico a uno que promociona un agua saborizada o algo así. Prestar atención.
    Lo de Altamira no merece comentario, tienen el mismo mensaje tribal de siempre. Pero son claros, eso es cierto. Imposible confundirse.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones una vez más por el blog. Sacando de lado las opiniones, en las que coincidimos en la mayoría, me encanta como escribis.

    Ahora sí, después del halago, las discrepancias. (Para Ernesto M. Rosa) Creo que lo del FAP no es nada patético, como fuerza naciente a nivel nacional busca un digno 2do puesto y apuesta al 2015. Y después de todo, votan casi igual que los nuestros así que no hay porque desfenestrarlos. Aún así coincido con vos y con Gustavo, es el peor spot de todos, me provoca repugnancia y no creo que aspire a la juventud porque tengo 17 años y si fuera por spots sería el último en votar...

    Después, me parece que equivocó (visto y considerando lo que pasó en las PASO) el camino de publicidad en este caso Altamira. La izquierda en Argentina que no está con Cristina es muy poca, entonces apelar al discurso clásico marxista (aunque respetable porque es su ideología) no creo que les de rédito el 23 de octubre.

    Por último, les pido que sean agradecidos con el colorado. Esta vez no hubo Alica-alicate!!

    ResponderEliminar
  3. Querido Facundo:
    Es para mi un placer encontrar a un joven de 17 que se interese en la política y el país y creo que hay muchos como vos pero no los suficientes.
    Yo vivo en Rosario y tengo más del triple de tu edad. Vivo en uno de esos tantos barrios (la gran mayoría) a los que la municipalidad socialista decidió sepultar en favor del centro y la costa. Vivimos enterrados entre la mugre y el olvido. Es por eso, por esa inequidad, que odio a este socialismo mechado con burguesía. Cuando el pueblo en su inmensa mayoría lo puso a gobernar la provincia imaginé el escenario que luego se dió: Masivo y brutal aumento de impuestos. El mismo pueblo, luego, casi los cambia por Del Sel. Yo no se donde vivis pero, en virtud de esto último, me cuesta legitimar y respetar la voluntad del santafesino. Este socialismo no es una opción válida como oposición, son burgueses sojeros, son peligrosos y destructivos. Esa es mi opinión.
    Te mando un saludo y mis respetos.

    ResponderEliminar
  4. Está bueno que haya un cruce de opiniones y que se debata porque siempre algo se aprende. Vivo en Capital Federal, la gestión del FAP en Santa Fe me llega poco y nada, es cierto, aún asi insisto con que votaron la AUH, la ley de medios y otras leyes que coinciden con nuestros pensamientos. Probablemente tenga que darme una vuelta por Santa Fe, porque en la gestión es donde suelen perder y no en discurso (que al fin y al cabo es lo que me llega más y con lo que medianamente coincido).

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. No te olvides el papelón dialectico que sufrió en Rosario con motivo de la inauguración del polo científico. Se largó a reprochar cosas al gobierno quedando desubicado, para luego ser abochornado por Cristina (que en lo dialectico le gana, por lo menos, por 70 de IQ) a quien un científico repatriado le agradeció con fotos de sus hijos el haberle posibilitado su retorno al país. No, Facundo, Binner es un mal elemento y muchas de sus figuras son burgueses que trabajan para el capital. Y, sino, explicame lo de Del Sel.

    ResponderEliminar

Los abolladores de la esperanza

Ya sabemos que es una hipocresía el plan de DDHH de Macri. La confluencia del Ingeniero con esa temática es un oxímoron, un amasijo de elem...