sábado, 4 de octubre de 2014

El último episodio de lo que parece una guerra



En una batalla como la que estamos protagonizando, las estocadas vienen de cualquier flanco. Pero parece que será la última, por eso la fiereza y la simultaneidad de los embates. En el agresivo combo con que nos disparan entra la inflación, la escalada del dólar ilegal, la fuga de divisas, la soja incautada y el invalorable aporte de los medios hegemónicos que cocinan y sazonan un plato intragable. Los políticos opositores aportan lo suyo para que el escenario, además de caótico, parezca autoritario. Sólo falta que un manojo de voluntarios organice un bochinchero cacerolazo y algunos saqueos insignificantes para celebrar el fin de año. La crisis que narran en la tele todavía no ha llegado a la vida cotidiana, pero es tanto el empeño que ponen los peleles ante las cámaras que muchos transeúntes empiezan a sentir su fétido aliento. Como si no supiéramos de hecatombes económicas. Expertos en transitar abismos oscuros. Por eso, no estamos ante una crisis sino ante los intentos de provocarla, o al menos, de simularla.
O si no, ¿qué aporta la negativa de los exponentes de la oposición a debatir sobre el Código Civil y Comercial? Con el histriónico abandono de bancas y el pedido de medidas cautelares para impedir la labor parlamentaria no se construye una nación. Con asistencia perfecta a los estudios televisivos y ausencias permanentes al Congreso no se fortalece la Democracia. Con el voto negativo a la ley de Defensa del consumidor no se defiende al ciudadano y con el rechazo al Pago Soberano no se protegen los intereses del país. Menos con la sumisión al fallo de Griesa. Sin embargo, en estos días ha circulado todo lo contrario: los que se oponen a todo y niegan respaldo institucional a las iniciativas del oficialismo creen ser más legítimos, patriotas y republicanos.
Hasta se mofan de la consigna patria o buitres. Desde que recrudeció el conflicto con los especuladores financieros en junio pasado, esta construcción disyuntiva parece dividir una vez más a los argentinos. En realidad, más que dividir, tendría que organizarnos. Decir que en una cuestión como ésta no debería haber partidismo es una obviedad. Sin embargo, parece ser una cuestión de partidos. Aunque cueste creerlo, hay posicionamientos ideológicos que sostienen la obediencia servil a los dictámenes de la justicia imperial y el sometimiento más cruento a la avidez carroñera de los buitres. Sin dudas, los que, a esta altura de la vida, proponen la negociación como mejor salida del conflicto no buscan garantizar nuestro futuro, sino condenarlo para siempre. En el medio, están los que, con tal de oponerse al kirchnerismo, con tal de eliminarlo de la vida política argentina, prueban con una tibia posición y afirman que éste no es un tema para apelar al patrioterismo, sino al sentido común.
Así es. Cada tanto, los detractores recurren al patrioterismo y conviene profundizar en esta cuestión. Este término puede considerarse como una deformación, una degradación de patriotismo. Un simulacro, en todo caso. Menem celebrando una fiesta patria sería el ejemplo más ilustrativo, justo él, que rifó el país al peor postor y todavía estamos pagando las consecuencias. O De la Rúa, clamando por un milagro que nos saque de la crisis, un 9 de julio de principios de siglo. Eso es patrioterismo, el gesto vacío, la celebración de una independencia que se pisotea, el triunfo de una minoría patricia festejado como una victoria del pueblo. Que nadie se confunda: el Gobierno Nacional está defendiendo la Patria con un enorme corazón de patriota; los demás, no.
Un plan para que seamos más
Aunque se empeñen en decir lo contrario, Argentina ya ha cumplido con todos sus acreedores. El martes pasado, La Presidenta anunció el depósito correspondiente a los pagos acordados con los tenedores de bonos más lo que deberían recibir quienes no entraron al canje. Esto gracias a la Ley de Pago Soberano, rechazada vilmente por los exponentes de la oposición, salvo algunas excepciones. Y esto, a pesar de que simulan no comprenderlo, es cumplir con el fallo de Griesa y la cláusula pari pasu: todos reciben el mismo pago. Si la Justicia del Norte actuara acorde con las leyes, todo debería terminar aquí. Pero no, como el único sentido de justicia que los guía es el de satisfacer las angurrias de una minoría insaciable, van a hacer lo imposible para convertirlo en un culebrón.
Y pueden hacerlo porque encuentran eco fronteras adentro en los aliados, voceros, sirvientes y timoratos. No hace falta mucho esfuerzo para ubicar los nombres en cada casillero. Esos empresarios, periodistas, analistas, opinólogos, senadores y diputados que alimentan día a día las esperanzas carroñeras se acomodan fácilmente en estas categorías. Y un sector del público que cree –o quiere creer- que el kirchnerismo nos está llevando a la ruina cuando, en realidad, no es exagerado afirmar que estos han sido los mejores años desde el retorno a la democracia. Datos, fotos, películas, comparaciones, números, cuadros justifican ampliamente lo de la Década Ganada. Y las dificultades con las que nos encontramos a diario provienen más de la resistencia al proyecto que de su construcción: la negativa de los que más tienen a ceder una porción mínima de sus cuantiosas ganancias.
Algo ha ocurrido en nuestra historia que los impulsa a desconfiar, que les impide disfrutar, que imprime en el gesto un permanente mal humor. Claro, con tantos fracasos y traiciones es razonable esta tendencia. Pero estamos ante algo novedoso y muchos argentinos han abandonado esa pulsión. Sin embargo, quedan algunos que aún consideran que los medios son difusores asépticos de una verdad que siempre debe ser negativa. Para ellos, el buen periodista debe estar en contra. Eso no lo toman como posicionamiento ideológico, sino como objetividad. Y muchas otras ideas que podríamos encontrar con una recorrida superficial por algunos canales informativos, tapas de diarios y programas radiales. Más que informar, alimentan los prejuicios de algunos individuos que se niegan a comprender. ¿Qué han hecho con esas cabezas, que las han convencido de que sólo las malas noticias son atendibles y verdaderas? ¿Qué podemos hacer para mitigar esta tendencia?
Sólo nos queda seguir batallando con la palabra, mostrando los logros alcanzados y los derechos conquistados. No es difícil, si uno asume el desafío. El conflicto con los buitres es un tema muy claro, porque involucra la defensa del país ante los intentos colonialistas. Podríamos preguntar a ese público cautivo: ¿Qué importa más, el beneplácito de los poderosos o el bienestar de la mayoría? ¿Qué da más miedo, el control estatal o el desenfreno de los formadores de precios? ¿Cuál es el principal obstáculo para nuestro crecimiento, el accionar del Gobierno o el egoísmo de los más ricos? ¿Qué es más conveniente, la succión interminable o el heroico desacato? Estos años nos han enseñado que es posible alcanzar el sueño de un país mejor, que aproveche su potencial para el goce de todos. Y hemos encontrado un camino novedoso que está dando buenos resultados, a pesar de los intentos por demostrar lo contrario. No nos desalentemos: esta vez, como nunca, las cosas están claras y no es exagerado afirmar que tenemos la razón. Sólo falta convencer a algunos que todavía se identifican con los que nos quieren pasar por encima. Nada más que eso.  

6 comentarios:

  1. Buenísimooo artículo,más q completo y claro !!! En cuanto a los "Negadores Seriales" de la Realidad Real (sobre todo a kienes consumen ésos Medios envenenados de Odio) ,seguiremos intentando abrirles los �� y la Capocha...

    ResponderEliminar
  2. Gsutavo: Frente a tus palabras "Por eso, no estamos ante una crisis sino ante los intentos de provocarla, o al menos, de simularla", te dejo link del programa ADN, de Tomás Mendes, que salió al aire en nuestra provincia el 1 de octubre :
    http://www.cba24n.com.ar/content/adn-acusan-que-montich-falsea-crisis-para-cobrar-subsidios
    Siempre te sigo leyendo, al igual que a Adrian, mas allá de que he debido abandonar twitter y mi blog, por suerte por mucho trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrea. Y me alegro de que tengas mucho trabajo. Abrazo enorme

      Eliminar
  3. No me caben dudas que la contra,coherente con su trayectoria llena de cabronadas, va a profundizar su ofensiva contra el pueblo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso tiene que haber un pueblo que resista, que no se deje engañar con las viejas consignas, que confíe en quienes nunca traicionaron. Ese es nuestro trabajo. Abrazo enorme

      Eliminar
  4. Es muy dificil pedirle a los mercenarios q sean argentinos.

    ResponderEliminar

¿Qué ves cuando te ves?

El camino a las elecciones legislativas se presenta tenebroso . Y un poco confuso, porque muchos de los que hacen campaña no son cand...