viernes, 17 de octubre de 2014

¿Heladera en órbita o barrilete cósmico?



Una promesa no debe evaluarse en relación con la verdad, sino con las posibilidades de su cumplimiento. Que alguien nos prometa un par de alas para revolotear por el parque podrá ser encantador, pero, por ahora, incumplible. En cambio, cuando Néstor Kirchner anunció la soberanía satelital, allá por 2006, además de encender nuestros corazones, nos invitó a participar de un sueño. Cuando despertamos, el Arsat I voló más alto que la inflación opositora para instalar la celeste y blanca entre las estrellas más brillantes. Néstor también había prometido la recuperación de nuestra autoestima, y a eso estamos llegando, a pesar de los graznidos amenazantes y los picotazos que nos asestan a cada paso. Y vamos a seguir llegando, aunque los candidatos opositores prometan la Revolución Derogadora. Algo nunca visto: sólo proponen desandar el camino y volver al punto de partida, como si la construcción del país fuera el Juego de la Oca. Como si fuera posible el récord del Frente Renovador, que, de alcanzar Massa la presidencia daría de baja a unas 150 leyes. Una promesa de campaña condenada a no ser cumplida y que sólo sirve para conquistar las simpatías del establishment, verdaderos jefes políticos de este tipo de candidatos.
Esos que, como niños encaprichados, desprecian y denuestan lo que son incapaces siquiera de planear. El Jefe de Gobierno porteño, el ingeniero que compró coches de subte que no entran en los túneles y que hace y deshace estaciones de Metrobús, consideró que el Gobierno Nacional malgasta dinero en empresas satelitales que no funcionan. Tan mal funciona Arsat –sociedad anónima del Estado argentino- que ya puso en órbita el primer satélite diseñado y ensamblado con ingenio nacional. El otro de los candidatos, no el neo-patricio Macri sino el mayordomo Massa, consideró que esto es como poner una heladera en órbita. Una heladera de tres toneladas y dimensiones considerables. Los demás postulantes al casting opositor evitaron hablar del tema porque no encontraron nada malo para decir, y así, no vale la pena abrir la boca.
Para enfermar más a los agoreros, el lanzamiento salió como estaba previsto y la demora se debió a dificultades no del satélite argentino sino del Intelsat, el norteamericano. Nosotros, vírgenes en estas cuestiones, teníamos todo en orden y ellos, que son veteranos, tuvieron algunos apuros. Ni la impuntualidad aparece como excusa para reprochar a este momento histórico. Porque aunque traten de minimizarlo, esto es así: hemos ingresado al grupo de los ocho únicos países con capacidad para fabricar satélites geoestacionarios. Y se vienen dos más en los próximos años. Si en 2001, cuando la vida de la mayoría de los argentinos estaba desbordada por la angustia, cuando ni siquiera había asistencia para los más necesitados, cuando la crisis penetraba por cada uno de los poros, alguien prometía algo así, se hubiera convertido en el humorista del siglo. A trece años de esos dramáticos momentos, el Arsat I nos mira desde el cielo, como si fuera el sol de la bandera.
Rastreros vs voladores
Claro que una mayoría empobrecida no podría aplaudir algo así. ¿De qué sirve la capacidad de un Estado para fabricar satélites si no puede garantizar las necesidades básicas de los ciudadanos? Esto es lo que intentaron construir los medios hegemónicos en los días previos al lanzamiento, con los números de la informalidad, la falta de medicamentos para enfermos de VIH y demás delicias destructivas. Infaltable, el IPC de los opositores, que siempre es el doble del que anuncia el INDEC. O más, si los resultados de las encuestas electorales que ellos mismos contratan no resultan favorables. Todos –es decir, apenas unos pocos que apuestan al fracaso- esperaron una explosión, una falla o al menos una postergación como excusa para recitar sus habituales diatribas hacia nuestro país. Pero, con unos minutos de demora que suspendieron la respiración de millones, el Arsat I surcó los cielos con un salto más ovacionado que un gol de la Selección. Como satélite, heladera o lavarropa, hoy te convertís en héroe.
Antes de alcanzar el espacio, el proyecto K decidió recuperar un país. Ese país que quieren romper los derogadores seriales, ésos que prometen el paraíso pero no para todos, sino en beneficio exclusivo de una minoría privilegiada. Y si no, ¿a qué otra cosa apunta la eliminación de las retenciones, del impuesto a las ganancias, de los controles cambiarios y del comercio exterior? ¿O a quien enriquecerá el ajuste que prometió apoyar el camionero Moyano, que ya no encuentra GPS que lo re-posicione en su órbita? Además, los que ametrallan con derogaciones saben que no cumplirán con sus promesas. Primero porque para eso hay que conseguir mayoría absoluta, algo que ninguna fuerza política tiene garantizado, ni siquiera el oficialismo. Por ahora. Segundo, porque no asisten nunca a las sesiones del Congreso. ¿Cómo las derogarán, por mail, mensaje de texto o twitter?
No es nada nuevo, pero gobernar es más hacer que deshacer. Y si La Presidenta promete que va “a seguir construyendo esta Argentina que estamos haciendo desde hace más de una década”, es porque cumplirá su cometido hasta el último día de su gestión y no como exigen desde el año pasado los contras, que se someta a una transición ordenada. Esto significa que deje de gobernar para que sean otros los que gobiernen. Así no es, señores. Ya no. CFK no es de los que hacen la plancha, porque está empecinada en ir “por más sueños, por más trabajo, por más igualdad”. Seguir avanzando, algo que detestan los detractores.
Además de satélites, hay un futuro que se construye: en breve, los chicos de cuatro años estrenarán 500 nuevas salas para sumarse al sistema educativo. Salas que serán construidas por 15 mil trabajadores nucleados en el nuevo plan Cooperar. Redistribución del ingreso con todas las letras. El Estado como principal garante de la inclusión. En realidad, el único porque los privados se borran a la hora de generar nuevos puestos de trabajo o remarcan los precios para apropiarse de la inversión que ellos no hacen. Ni eso les pedimos ya, sino que dejen de enloquecer nuestros oídos con sus constantes llantos.
En los noventa, los integrantes del Círculo Rojo intentaron convencernos de que los privados eran los mejores para hacer las cosas que hacían falta en el país. Y en parte, lograron hechizar a muchos. Pero el Primer Mundo de cartón pintado que prometía el Infame Riojano terminó incendiado apenas comenzado el nuevo siglo, con el invalorable aporte del Chupete Volador. Gran parte de lo que se destruyó en la última década del siglo pasado se reconstruyó en estos diez años de kirchnerismo. Además, surgieron muchas cosas impensadas, como el fortalecimiento de una soberanía que es mucho más que un deseo. Pero la principal conquista –además de la insólita e imparable ampliación de derechos- es la convicción de que sólo se puede alcanzar el país soñado con un Estado fuerte y siempre presente para proteger a los más vulnerables. Sólo así se puede volar alto, tanto como un satélite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las hogueras bien dispuestas

En la Edad Media y más acá torturaban y quemaban personas por la sola sospecha de brujería o pactos con el diablo. Si el acusado confesaba...