miércoles, 15 de julio de 2015

El torpe vuelo de los rastreros



Mientras la sonda New Horizons vuela tanto como para llegar a los confines del sistema solar, algunos humanos se arrastran hasta parecer gusanos. La diputada Elisa Carrió amenazó una vez más con alejarse de la escena política si las cosas no salen como ella desea. El electorado, entre la espada y la pared: ella o la continuidad del proyecto. “Si gana Zannini, me voy del país” prometió como si su presencia fuese más importante que nuestra felicidad. Que nadie se ilusione: Zannini será vicepresidente y ella seguirá haciendo lo que mejor sabe hacer, aunque con el patetismo que agrega la desesperación. No tanto como el referente intelectual del PRO, Iván Petrella, que cuestionó al Papa por no defender a los medios hegemónicos o como Bonadío, que fue de excursión a Río Gallegos a realizar un sencillo trámite con el objetivo de inspirar titulares de campaña. Hay humanos que señalan el sendero y otros que avanzan hacia el horizonte, pero también están los que sólo miran el dedo y los que conspiran para entorpecer cualquier paso.
Como si fuera un triunfo propio, los muchachos de TN exhibieron hasta el éxtasis las imágenes que llegaban de la nave espacial no tripulada. Estaban entre eso y la patriada de Bonadío en Río Gallegos que, con una tropa de asalto de la Policía Metropolitana, allanó las oficinas de Hotesur por algo que no merecía semejante operativo. Todo vale para demostrar que vivimos en el peor país del mundo, que hasta Plutón es más habitable que la Argentina arrasada por el kirchnerismo. Todo sirve para ocultar que el candidato favorito del establishment seguirá procesado por la causa de las escuchas ilegales, aunque la fecha del juicio oral se siga postergando al infinito, tanto como la investigación del despojo de Papel Prensa. Ya no se puede con un manojo de jueces que sólo son funcionales a la restauración de los peores momentos de nuestra historia.
No buscan ninguna justicia ni quieren construir un país mejor. Sólo pretenden volver a estar al mando para conducirnos al desastre. Revolver el río para que ganen los pescadores de siempre con la ayuda de esos bagres que sólo mueven su boca para deglutir lo peor del barro mediático. En función de eso, le dan entidad a cualquiera que pueda decir algo en contra, aunque el blanco sea el antes idolatrado Bergoglio. Por más que parezca mentira, el PRO tiene un referente intelectual. El legislador y director de la Fundación Pensar, Iván Petrella, cuestionó al Papa porque “pone más énfasis en la situación de las personas vulnerables pero no en los procedimientos básicos de una democracia republicana, como la libertad de prensa o la libertad de disidencia o de pensar distinto”. Palabras sobran para desmontar estas gansadas, que avergüenzan más al que las aplaude que a quien las dice.
Algunas cosas por su nombre
Tan poco vuelo tienen estos pajarracos que deben inventar malas noticias para disputar el poder. A punto de derrapar en la carrera presidencial, se aferran a cualquier cosa que pueda demostrar un fracaso que no existe. Contra las afirmaciones de organismos internacionales que destacan la disminución de la pobreza en Argentina, la UCA insiste en su crecimiento. Y con cada informe, indigentes y hambreados se multiplican como si fuera trébol en un campo en primavera. Periodistas y políticos opositores, ignorantes de los pormenores de las estadísticas, sólo recitan los números que confirman sus prejuicios y basan en ellos todos sus análisis.
En todo caso, si las cosas no están tan bien, deberían dirigir su mirada acusadora no hacia el Gobierno Nacional, que ha hecho todo lo posible para redistribuir el ingreso, sino a los integrantes del Círculo Rojo que apelan a todas sus tretas para impedirlo. ¿O no son ellos los dueños de cuentas no declaradas en Suiza, los que fugan fortunas o evaden tributos ante el menor descuido, los que apuestan a la ilegalidad del blue o se apropian del salario con aumento de precios? ¿O no son ellos los que, a pesar de haber ganado como nunca en estos años, invierten a cuenta gotas?
Si a pesar de las paritarias libres, la disminución de la desocupación, el crecimiento de la industria, la moratoria previsional, la AUH, el Progresar y todas las medidas tomadas para facilitarnos la vida, la pobreza persiste hay que continuar por este camino porque el que ellos proponen nos llevaría otra vez al punto de partida. Los voceros del establishment nos quieren convencer de que el tortuoso sendero de los ajustes, la austeridad y el endeudamiento disminuirá de un plumazo las dificultades que denuncian. Ignorantes, hipócritas o cínicos. O las tres cosas juntas.
La pobreza no decrecerá con el individualismo neoliberal y eso lo saben porque ya lo hemos experimentado. El modelo del derrame es una estafa porque los angurrientos no dejan caer ni una gota. Mientras gran parte de los recursos estén en pocas manos, la pobreza siempre será un problema. La única forma de disminuir la brecha es bajando a los que están en la punta. Esta vez no nos engañan: el BID, la FAO, el Banco Mundial, la ONU han destacado los enormes progresos realizados en nuestro país en la lucha contra la desigualdad. Hasta las consultoras privadas de nuestro país que no simpatizan con el kirchnerismo indican que la pobreza se encuentra entre el 13 y el 17 por ciento.
Sin embargo, sólo idolatran el índice de la UCA porque alcanza el 30 por ciento. Todo para demostrar que los esfuerzos son vanos porque los pobres insisten en serlo. En realidad, estas incoherencias tienen una explicación: no tienen vuelo ni para defender el modelo que quieren reinstalar. Sólo serían coherentes si dijeran que les importa un pepino la desigualdad y lo único que quieren es tener al país al servicio de su angurria. Pero claro, así no los votaría nadie. Por eso ladran por izquierda para morder por derecha, para engañar algún bagre que muerda el anzuelo disimulado en el barro con el que se alimenta a diario.

2 comentarios:

  1. Hablan de la pobreza, como si nosotros fuéramos inconscientes. Como dice Cristina, nunca vamos a estar conformes con lo que hicimos. Falta mucho todavía. Terminar con la pobreza , la ignorancia, educar al pueblo es un trabajo arduo. Profundizar modelo. Seguir el proyecto. Ellos quieren reinstalar el modelo de los 90 donde se marginó a millones de argentinos. Buena nota Gustavo Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Abrazo enorme y gracias por leer mis esbozos de pensamientos

      Eliminar

Para los que aplauden tanta locura

Aunque los números no están confirmados , los especuladores celebraron, un gran supermercado congeló su latrocinio por unos meses y a...