sábado, 29 de marzo de 2014

Más cacareos para este boletín


¡Ofendidos! Los diputados radicales están ofendidos porque el FPV votó en contra de la presidencia de Cobos en la Comisión de Educación de la Cámara Baja. Más allá de la traición que convirtió en historia con esa ridícula expresión –el voto no-positivo- ¿qué méritos tiene en educación el mendocino más que el haber publicado un folleto con sus propuestas electorales? Alguien dirá: Del Sel ocupa la Comisión de Cultura y nadie protesta. Pero el ex Midachi irrumpe en el segundo lugar, no en el primero, lo que ya es bastante grave. No se rasguen las vestiduras por un monigote. Un poco de seriedad, por favor. Además, no merece un lugar de prestigio quien puso en riesgo la institucionalidad del país al transformarse en un vicepresidente opositor, cuando el voto popular lo coronó por el oficialismo. Ojo por ojo, voto no-positivo por voto no-positivo. Un poco exageradas las expresiones de Mario Negri, el jefe del bloque radical, al decir que  “el oficialismo ha puesto en crisis la relación parlamentaria”. Ellos ponen en crisis al parlamento con estas patéticas escenificaciones. Como están dispuestos a adelantar la campaña, hacen cualquier cosa para inspirar un titular, aunque después terminen tan desechados como Elisa Carrió.
 Titulares que no necesitan inspiración porque, en sí, son muy creativos. Día a día, desde los diarios y programas de radio y televisión bombardean con estiércol la cabeza de sus tercos seguidores. Ahora, ante el rediseño del sistema de subsidios para los servicios públicos, no hacen más que hablar de tarifazo, cuando es una medida que, desde hace un tiempo, venían reclamando. Parece mentira tener que aclarar estas cosas, pero una tarifa aumenta cuando pasa de 50 a 100 pesos, por ejemplo, y no cuando permanece en la misma cifra. Lo que pasa es que ahora deberán pagar la factura completa aquellos que puedan hacerlo. Y si quieren pagar menos –recibir el subsidio- deberán racionalizar el consumo. Que no quiere decir que no usen energía eléctrica, gas o agua sino hacerlo con un criterio más solidario, sin desperdiciar.
A pesar de la claridad de la medida, Clarín gasta tinta en afirmar que “la presidenta Cristina Kirchner justificó esta tarde las fuertes subas en las tarifas de agua y gas, al tiempo que aseguró que no tienen nada que ver con un tarifazo". Esto es confundir, manipular, alarmar, horadar. Esto no es informar, si no mentir. Lo que hacen a diario en esos medios es un pisoteo a la libertad de expresión y una mutilación de la opinión pública. Quienes consumen sus medios quedan desencajados ante una realidad que los desmiente; ante un estado de desánimo artificial, de desconfianza permanente, de menosprecio hacia el otro. Pero además, deben padecer de un extravío mental crónico al absorber las contradicciones que difunden los hacedores mediáticos en su empecinada oposición.
La madre de todas las batallas
Hasta se escandalizaron con una de las expresiones usadas por La Presidenta en el contexto del anuncio. "Yo me siento un poco la madre del país, la madre de todos los argentinos y realmente es muy grande el esfuerzo que estamos haciendo". Ansiosos por desterrar al kirchnerismo para siempre, apelan al absurdo para instalar al candidato que mama de la Teta Imperial, el diputado Sergio Massa, un predicador de la no-política que promete un futuro edulcorado y armónico, con mieles, mieses y sin conflictos. Con esta estrategia de sobre exposición, lo único que lograrán es desgastar su artificial imagen, porque no tiene mucho más para ofrecer que los almibarados aforismos con que satura sus apariciones.
Desde un tiempo a esta parte, no hacen más que demandar medidas que, una vez aplicadas, se convierten en blanco de sus envenenados dardos. Desde los primeros días de este año, la idea del atraso cambiario y la apología del dólar blue –el de los especuladores y evasores- comenzó a poblar el contenido de estos medios. Después, cuando se produjo la brusca devaluación que frenó el intento de golpe económico, se abrazaron a la idea del ajuste encubierto. Una vez agotada la patraña, retomaron las predicciones inflacionarias que más que informativas resultan prescriptivas, como consejos de remarcación compulsiva para que todo estalle. También se acordaron de las reservas y el gasto público, de la emisión y de nuestro aislamiento del mundo. No se puede negar que sus tretas son ingeniosas, pero ya ineficaces: apenas doscientas personas lograron juntar en el último cacerolazo de mediados de mes.
Ahora están felices porque pueden hablar de un tarifazo: la excusa perfecta para despertar el encono de su desinformado público. A pesar de que los funcionarios nacionales se preocuparon por advertir que no va a afectar a los sectores de menores ingresos, igual siguen anunciando el futuro infierno para todos y todas. Aunque desde el oficialismo aclararon que la incidencia en los precios será mínima, anticipan una inflación galopante como una de sus consecuencias. Por más que se aclare, se explique, se grafique, se demuestre, seguirán apelando a su nefasta retórica para recuperar el timón del país que han fundido tantas veces en su exclusivo beneficio.
Ahora el gobierno propone el ahorro y ellos hablan de ajuste. Todos los que tenemos más de veinte años cargamos en nuestras espaldas los peores ajustes, vestidos de gala como ‘reducción del gasto’. Muchos evocarán la vocecita del ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, anunciando el nuevo sacrificio de los cada vez más excluidos. El salario y las jubilaciones se achicaban mientras las ganancias de unos pocos seguían creciendo. Eso es un ajuste. En cambio, lo que desde esta semana se aplica es un procedimiento inverso, por el que pagarán más los que más ganan y consumen. Una redistribución de los recursos y una promoción del ahorro energético.
Con esta novedad, la reducción en un 20 por ciento en los subsidios a los servicios se convertirá en un incremento de la AUH y el plan Progresar.  Los que más tienen pagarán un poco más para que los que menos tienen padezcan un poco menos. Así debe hacerse la redistribución para alcanzar mayor equidad. Una mirada solidaria que garantiza futuro. Tal vez éste sea un primer paso para profundizar el camino hacia la gran batalla: una reforma tributaria que aplaste un poco más la pirámide social.
En otros tiempos, cuando un ministro anunciaba un recorte, sabíamos que de una pequeña crisis pasaríamos a una crisis mayor. De estar mal a estar peor. “Estamos mal, pero vamos bien”, una de las cínicas frases del Infame Riojano. ¿Quiénes estaban mal en los noventa? ¿Para quiénes iban bien las cosas? El re direccionamiento de los subsidios de hoy no es una muestra de que estemos mal, sino todo lo contrario.
El último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) indica que los planes sociales aplicados en nuestro país lograron “prácticamente erradicar” la extrema pobreza y la desnutrición. Así, los índices de subalimentación se ubican por debajo del 5 por ciento, lo cual sigue siendo mucho en un país que tiene una enorme capacidad productiva. Eso sí, estamos muy lejos de aquel 50 por ciento por debajo de la línea de pobreza con que inauguramos el nuevo siglo.
A pesar de lo que vomiten desde los medios opositores, la distancia que nos separa de diciembre de 2001 supera los 13 años. Aunque los economistas del establishment y los políticos que aspiran a la banda presidencial intenten convencernos de que estamos en el peor de los mundos, los hechos los desmienten día tras día. Tanto unos como otros intentan destruir lo que jamás podrían construir. Pero no pueden hacer otra cosa, porque están empantanados en el barro que ellos mismos fabrican. Mientras tanto, el resto, seguiremos transitando por esta sólida vereda que nos conduce al país con el que, desde siempre, hemos soñado. Y, muy de a poquito, el sueño se está haciendo realidad.

3 comentarios:

  1. Lleva días,puede que un par de semanas que no lo puedo compartir en google como antes...abrazos Gustavo. Lo llevo a VN aunnque es página nueva y está arrancando pero por lo menos hay un punto de vista serio y no de alguno que cuelan de Clarin.
    http://www.votanoticias.com/story/mas-cacareos-este-boletin

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus esfuerzos para ayudar con la difusión. Abrazo enorme

    ResponderEliminar
  3. Muy Buen artículo Gustavo ! Que recomendaré leer inmediatamente . De Cobos tengo una Opinión "NO Positiva" ... Desarrollaste de manera clara y precisa el Tema de los Subsidio !!

    ResponderEliminar

Los abolladores de la esperanza

Ya sabemos que es una hipocresía el plan de DDHH de Macri. La confluencia del Ingeniero con esa temática es un oxímoron, un amasijo de elem...