Páginas vistas en total

martes, 1 de abril de 2014

Una balanza transformada en garrote


El linchamiento en Rosario es un hecho ya conocido; tanto que parece perfilarse como moda. Desde que un grupo de vecinos golpeó con salvajismo a David Moreyra hasta provocar su muerte, una parte de la sociedad está conmocionada, asombrada, asqueada. La otra parte, de tan fascinada, adoptó como rutina ese procedimiento. En efecto, durante la semana pasada se produjeron, al menos, algunos hechos similares, tres en Rosario, otro en un barrio porteño y otros más en diversos puntos del país. Sin pruebas y con muchos prejuicios, algunos buenos vecinos perfeccionan sus métodos de justicia exprés, que evoca escenas de los más conocidos westerns, donde desencajados y polvorientos granjeros capturan al sospechoso y lo cuelgan de un árbol. Por supuesto, estos episodios presentan muchas puntas de análisis, que van desde la comisión del delito en sí hasta la pretensión de seguridad como un absoluto, pasando por la exclusión, la presencia-ausencia del Estado y el accionar de los medios que, más que informar, apunta a enloquecer a sus consumidores. Pero nada, absolutamente nada, podrá justificar que una cartera tenga más valor que la vida de una persona.
En los linchamientos cinematográficos había un clima festivo, con muchos gritos y alcohol. ¿Habrán llegado a ese éxtasis los integrantes de esta turbamulta vernácula? ¿Sentirán orgullo por la fiesta en la que participaron? ¿Guardarán en su celular imágenes de ese acto de justicia? Esa anécdota, ¿se convertirá en un relato heroico para los nietos?
Los individuos que ocasionaron este hecho cometieron un delito para abatir a un presunto delincuente y descargaron sobre una persona odios acumulados durante mucho tiempo. Cada golpe parece la expresión de un hartazgo alimentado desde numerosas fuentes. Puñetazos, patadas, quemaduras de cigarrillo evocan los mecanismos de tortura de los represores y los procedimientos de investigación de policías nostálgicos. Una mezcolanza punitiva que agrega más oscuridad que luz al problema de la seguridad ciudadana.
David Moreyra y los otros jóvenes se convirtieron en blanco de una venganza que no merecían. Ni ellos ni nadie puede ser el destinatario de algo así. Ni siquiera un empresario multimillonario que sigue especulando, evadiendo y explotando a sus trabajadores. Estos sospechados recibieron en su piel la venganza por hechos cometidos por otros, en otro tiempo y lugar, amplificados y exagerados, por miedos que se retroalimentan entre vecinos, por prejuicios que se transforman en acción, por irresponsabilidad de los dirigentes. Pero, sobre todo, por la ausencia del Estado que debe garantizar la seguridad, no sólo desde la sanción sino –y más importante- desde la prevención.
Claro, es mucho más fácil decirlo que lograrlo. La mirada ideológica dispara tantas posibilidades de acción que puede provocar el estrabismo. Y si sumamos a esto el aluvión de prejuicios, mitos, historias, ejemplos el nudo parece más difícil de desatar. Y por último, la leña que echan los fogoneros mediáticos constituye el condimento ideal para una paranoia indigerible. Antes de continuar con este apunte, vale aclarar que nada de lo dicho debe inducir a pensar en la inexistencia de los delitos, como sugieren con sorna los detractores del concepto “sensación de inseguridad”. Los delitos son hechos, cuantificables y localizables; lo otro –la sensación- es una construcción que conduce al linchamiento, tanto mediático como material.
La confusión de los explicadores
No sólo los medios contribuyen al clima de inseguridad: los políticos que pretenden vestir banda no se quedan atrás. El líder del FAP, Hermes Binner, es un experto en las inconsistencias. En el marco del lanzamiento de su campaña electoral como precandidato apresurado, clausuró la posibilidad de hacer una sociedad con el PRO porque “no hay que confundir política y aritmética; en política hay sumas que restan y restas que suman”. Si Binner creyera en esta frase, no habría considerado siquiera una alianza con las fuerzas amarillas. Pero él es así, confuso, contradictorio, errático y tal vez un poco distraído.
Después de afirmar que el socialismo tiene “un modelo de gestión que mostrar”, abordó el tema de la inseguridad, sin considerar que Rosario tiene la tasa de homicidios más alta del país. Para los que no recuerden, Binner fue intendente de esa ciudad durante dos períodos y gobernó la provincia por cuatro años y desde 2011 Antonio Bonfati, de su mismo partido, es el actual mandatario de Santa Fe. Si bien sería injusto afirmar que el crecimiento de la inseguridad en ese distrito es responsabilidad absoluta de esa agrupación política, tampoco puede lavarse las manos de manera tan ostensible.
Pero Binner lo hace porque en eso también es experto. Desde su visión geriátrica de la vida “no hacemos más que abrir los diarios para que llegue la nota trágica que supera nuestra capacidad de asombro”. Eso porque no escucha con atención los discursos que pronuncia; si lo hiciera, abandonaría el formato cacerolero que tienen. Entonces, comenzó a citar ejemplos que lo abruman, dispuestos como críticas al Gobierno Nacional: “un discapacitado es arrojado de un puente, se asesinan niños y se le dispara a embarazadas, vecinos linchan un ladrón que es, a su vez, un joven ni-ni...” Cabe preguntarse qué ha hecho esa fuerza política para lidiar con esos problemas, además que lloriquear ante las cámaras como muestra de impotencia y de incapacidad.
Los policías santafesinos no hacen más que liberar zonas y cobrar dividendos. No todos, por supuesto: hay otros que huyen cuando ven que se acerca un presunto delincuente. Y el resto no da abasto para sofrenar tanto estropicio. Eso sí, la intendenta de Rosario, Mónica Fein, también socialista, se muestra encantada con la idea de convertir a la ciudad en un gran reality con la instalación de cámaras en lugares estratégicos. Cámaras que, más que prevenir, aportan material para llenar los noticieros televisivos. Si en lugar de desperdiciar recursos en estas cosas se preocupara por mejorar la vida en los barrios periféricos, estaríamos hablando de otra cosa.
Pero el incomprensible socialismo de Binner no es lo único que aporta confusión. El diputado Sergio Massa –como si fuera el comisario de Hijitus- justificó los linchamientos con una de sus más profundas frases: “el que las hace, las paga”. Algo así como si la policía no captura al delincuente, la justicia no lo procesa y un juez no lo condena a las galeras, todo poblador, escudado en el anonimato de la turba exaltada, puede castigar al presunto delincuente con todos los medios a su alcance. Y explicó que “esos casos de justicia por mano propia tienen que ver con los mensajes que se dan desde el Estado”. Cualquiera sabe que cuando un opositor habla del Estado, sólo se refiere a Cristina, que parece destilar impunidad y violencia por todos sus poros. En ningún momento se le escapó una condena: por el contrario, consolidó toda acción de venganza para apuntarse un poroto de ese descontrolado público. Esta compulsión punitiva que alienta el ya candidato Massa no sólo busca el voto cacerolero –el que memoriza excusas para oponerse- sino que espera conquistar al votante linchador.
Estas prácticas violentas deben ser desterradas porque sólo conducen a una mayor disolución social. Si se propagan, será porque los nostálgicos de la oscuridad están ganando esta batalla. Contra todo lo que dicen los detractores, el mensaje de CFK jamás ha estado dirigido a apoyar ningún tipo de violencia ni venganza. Por el contrario, siempre ha destacado la fuerza del amor. Eso es lo que nos dejó en estos días: “cuanto mayor es el grado de exclusión, mayor es el grado de violencia que se genera entre los argentinos. No hay mejor antídoto contra la violencia que lograr que mucha gente se sienta incluida". Desde que asumió Néstor Kirchner, ése ha sido el principal sendero. Y lo seguirá siendo por mucho tiempo más.

3 comentarios:

  1. Amigo (virtual) Gustavo, simplemente felicitaciones por este espacio de reflexión que solo se logra con pasión, ideas claras, y con la justa (para mi exclusivo gusto) amalgama de conocimientos, ideales, investigación, contextos, un toque justo de ironía 8cuando hace falta), y buen humor.
    Dele duro a su vocación amigo, que le sale muy bien !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Un comentario así alimenta mi ego. Abrazo enorme

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar