viernes, 27 de noviembre de 2015

Una cuestión de Fe



A partir de ahora, los de esta mitad seremos opositores pero no como ellos, que más que críticos han sido criticones. Si alzamos la voz, será para defender derechos y no para amparar privilegios. Si esbozamos una objeción, será por su seguro resultado negativo sobre la mayoría de la población. Y sobre todo, nos tomaremos un tiempo para evaluar los resultados de la futura gestión. Sin embargo, todavía no han asumido y las tentaciones son muchas. Los temores, aún más. El listado de personajes que ocuparán los ministerios es más adecuado para una galería del terror. El perfil empresarial genera desconfianza y las medidas que prometen ya las hemos probado antes  con consecuencias catastróficas. Eso sin hablar del prontuario de algunos de ellos. Pero además, ya están entrando en contradicciones en cuestiones fundamentales, como el respeto a la institucionalidad y la libertad de expresión. Los tiempos venideros no serán muy armoniosos. Más temprano que tarde, nuestra vida se convertirá en un tobogán gracias al capricho de elegir lo que siempre nos ha producido gravísimos daños. Y todo por la nefasta manipulación mediática que hechizó a una parte del electorado con la difusa idea de cambiar.
Con la mira puesta en “no perseguir al que piensa distinto”, el Presidente Amarillo amenaza arrasar cualquier rastro de kirchnerismo. Sólo se salva el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, hasta que lo acogoten los recortes presupuestarios propios de la mirada economicista-empresarial que tendrá el nuevo gobierno. Desde hace un tiempo, el programa 678 está en la mira pero, si en el futuro deja de estar al aire por presión corporativa será un inadmisible rasgo de intolerancia: si, como ha dicho Macri muchas veces, en la TV Pública debe reinar la pluralidad de voces, sería razonable la permanencia de un producto que a partir del 10 de diciembre tendrá un tinte opositor. Pero el cinismo no se detiene en este hecho. Insistir en la renuncia de funcionarios como Martín Sabbatella, Alejandra Gils Carbó, Alejandro Vanoli y Tristán Bauer no sólo es revanchismo y persecución sino un avasallamiento institucional. Que ya haya nombrado reemplazantes para tres de esos cargos indica que está decidido a no cumplir con las leyes.
Nada más incoherente que el futuro ex Alcalde porteño pontifique sobre la necesidad de la independencia del Banco Central y pretenda incrustar a Federico Sturzenegger en ese cargo. Lo más independiente sería dejar a Vanoli y no imponer a un vocero del sector financiero más pernicioso. Y eso para no recordar la responsabilidad de Sturzenegger en una de las mayores estafas que hemos padecido con el pomposo nombre de Megacanje. Pero tanta independencia terminará pateando en contra del país porque lo menos independiente será su gobierno.
Independencia indigesta
Este término tan heroico para los pueblos, en boca de un miembro del establishment resulta dañoso. Cuando el Poder Económico habla de Independencia quiere decir lo contrario. Todo lo independiente debe ser servil a sus intereses. Cuando sus integrantes claman por libertad es porque buscan nuestro sometimiento. Independencia y libertad son los señuelos para embaucar a los incautos y conquistar mayorías circunstanciales. El resultado es un país convertido en terreno fértil para una sangría que beneficiará sólo a unos pocos.  Una parte de esa mitad más uno cayó en la trampa y casi todos padeceremos las consecuencias. 
Hasta el propio Macri ha caído en un pantano del que sólo podrá escapar en helicóptero, si es que Ernesto Sanz se lo presta. Tanto pedir independencia para los demás y ahora la suya tiene los días contados. La Corte Suprema de Justicia ya ha condicionado su política de Seguridad Social con el fallo que anula un acuerdo político entre las provincias para aportar el 15 por ciento de los fondos coparticipables. De este embrollo sólo podrá zafar con un ajuste o con endeudamiento. O con ambas, como antaño. Como agro-productor que es, prometió a sus amigotes la eliminación de las retenciones, sin pensar que así desfinancia al Estado. También la salida de este entuerto será el ajuste y el endeudamiento. Sus encendidas proclamas en contra del mal llamado cepo también terminarán de esa manera. Tanto hablar de la libertad de expresión para proteger a sus aliados mediáticos y ahora deberá hacer más concesiones de las que imaginaba. Esa libertad de expresión se convertirá en la opresión de todas las voces para pontificar su destructivo y servil accionar. Todo lo que podrá hacer en su futuro gobierno será instalar un drenaje para succionar hasta la última gota de nuestra sangre y satisfacer a estos nocivos aliados. Cuando ya no quede nada, tratarán de barrerlo de la escena como un globo pinchado para instalar un nuevo pelele que reinicie todo el ciclo.
El escueto proceso inflacionario producto del crecimiento con inclusión de estos años será combatido con medidas que no solucionarán la inexistente crisis, sino que reinstalarán una que ya hemos vivido tantas veces. Devaluar, ajustar y endeudar es la receta que nos conducirá por el sendero tenebroso que en los noventa hemos transitado y que dejará a muchos en el camino. El futuro ministro de Desarrollo Productivo –que tendrá a su cargo Industria y Comercio- explicó que “el pasaje de la devaluación a la inflación va a depender de la credibilidad del plan monetario y fiscal y la confianza que despierte el equipo económico”. La consigna será creer o reventar. Una cuestión de fe, que si puede mover montañas, también podrá transformar esas vetustas y destructivas recetas en un buen plan económico.
Una parte de esa mitad ya depositó demasiada fe y no sospechaba que detrás de esa idea del cambio se escondía tanto pasado. Ya es tarde y sólo debemos esperar que empiecen a brotar las lágrimas para consolar a nuestros confundidos hermanos. Mientras tanto, algunos nos entusiasmamos con los números del escrutinio definitivo que podrían dar vuelta el resultado. Tal vez no valga la pena el gol de último minuto. Quizá sea mejor continuar por este tortuoso laberinto. A lo mejor es más productivo dejar que algunos choquen con la misma piedra las veces que sean necesarias hasta que aprendan quiénes son nuestros verdaderos enemigos.
Si votaron con la creencia de que el kirchnerismo es una banda de chorros y demás patrañas, se encontrarán con la sorpresa de que los que vienen serán inevitablemente peores. Tarde descubrirán que han sido engañados, porque este proyecto nos sacó del pozo al que nos había arrojado el modelo que ahora van a reinstalar. Lo mejor será que la patota amarilla muestre sus garras y rompa todo lo más rápido posible, así no perdemos tanto tiempo. Que el sacudón sea tal que no permita maquillaje, así volvemos para reparar otra vez los daños. Y una vez que despertemos de esta pesadilla, podremos continuar con nuestro sueño de un país más justo.

6 comentarios:

  1. Hemos caído en una insoportable prolijidad sin entidad histórica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con buenos modales, sin gritos y con gente muy linda y bien vestida. Sonamos: volvimos al país "serio" que tantas veces sufrimos

      Eliminar
  2. Estuve charlando con algunos votantes amarillos(proveedores),y están asustados xq empezaron remarcaciónes sin sentido,algo d desabastecimiento al menos en mi trabajo(hierro)O debo pagar contado,cuando lo hacía 30/60 dias,misma forma q pagan mis clientes,no se q pasará.Mi respuesta es simple,c/dice Gustavo uds trajeron a quienes nos hundieron influenciados x las "cadenas del miedo",ahora hermanos,hay q aguantar los meses q puedan durar los "jinetes del apocalipsis".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos viviendo lo que preveimos, desabastecimiento y ramarcaciones de precios a lo loco. Un proveerdor habitual me quería vender la chapa al doble de lo que la vendia hace 15 días. Gracias a dios encontre uno más sensato que me la vendio a casi la mitad del anterior. Para colmo muchos no quieren vender. Por el bien del País espero que estos estafadores que van a gobernar, pongan los pies sobre la tierra y no liberen al monstruo que es la hiper inflacion.

      Eliminar
  3. SI HACEN LO QUE SIEMPRE HICIERON QUIENES ENDIOSAN AL MERCADO, SABEMOS QUE NO DESAPARECEREMOS. TODO LO CONTRARIO, COMENZARÁ EL FIN DE ESA POLÍTICA QUE LOS HACE GANADORES: LA FARANDULIZACION Y LA ESTAFA AL ELECTORADO. Y NOSOTROS, RESURGIREMOS CON MÁS FUERZA.
    ENTONCES ESTA HERMOSA DEMOCRACIA NUEVAMENTE NOS DARÁ LA OPORTUNIDAD DE HACER LOS CAMBIOS QUE FALTARON PARA ALLANAR EL CAMINO DE LA SOBERANIA POLÍTICA, LA INDEPENDENCIA ECONOMÍCA Y LA JUSTICIA SOCIAL.
    Y ESO SUCEDERÁ, PORQUE EL GOBIERNO DE MACRI SERÁ QUIEN MEJOR HAGA LA TAREA QUE A NOSTROS NOS FALTO, LA CUAL ES: ELEVAR LA CONCIENCIA DEL PUEBLO ARGENTINO Y COMPRENDA; QUE EN UNA COMUNIDAD ORGANIZADA ES LA ÚNICA FORMA DE DEFENDER LOS DERECHOS Y; QUE PARA HACER UNA BUENA TORTILLA HAY QUE ROMPER ALGUNOS HUEVOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, creo que Macri hará lo posible para que nos consolidemos de este lado para defendernos. Tal vez esto sea lo mejor que nos puede pasar para que la conciencia nacional se consolide para siempre

      Eliminar

Los abolladores de la esperanza

Ya sabemos que es una hipocresía el plan de DDHH de Macri. La confluencia del Ingeniero con esa temática es un oxímoron, un amasijo de elem...