miércoles, 3 de diciembre de 2014

Un país con dos horizontes



Las próximas elecciones presidenciales serán, sin dudas, las más fáciles de la historia. No para los candidatos, sino para los electores. Con variantes y matices, dos modelos tratarán de conquistar la Rosada: dos países en pugna que cada vez están mejor delineados. Quien se confunda es porque mira para otro lado o se deja confundir. De cualquier modo, todavía queda tiempo para elaborar esquemas o cuadros sinópticos, para comparar las malintencionadas fotos que muestran día a día los medios hegemónicos con la película apasionante que estamos protagonizando desde 2003. De un lado, un modelo que promete un futuro desigual con las peores recetas del pasado y del otro, un proyecto que, con más aciertos que errores, construye certezas, conquista derechos y enfrenta intereses para garantizar el país de todos.
Uno de los extremos lo representa el Alcalde porteño Mauricio Macri que, junto a sus laderos y seguidores no pueden mimetizar la propuesta de exclusión que llevan adelante. La semana pasada, los jóvenes del PRO manifestaron desconcierto conceptual -para no decir desprecio, machismo ni moralina vetusta- con la campaña de prevención del SIDA. Pero todos los días aportan a la ciudadanía un elemento más que demuestra lo minoritario que es el horizonte que pretenden alcanzar. Con revisar la distribución de los recursos en el distrito que administran las Fuerzas Amarillas basta para imaginar lo que será el país de caer en sus manos. Ya es práctica corriente desatender a los sectores de menores recursos para redecorar la CABA al gusto de los que más tienen. Si en algo se evidencia esta afirmación es en el monto destinado a publicidad, que en 2015 será 14 veces más del que había cuando comenzó su gestión, en 2007.
Este año, la UGIS –entidad encargada de la infraestructura en las villas- tenía asignados 273 millones de pesos que, después de diversos recortes para reasignación a otras áreas quedaron 189 millones. Hasta ahora, sólo se ejecutó el 58 por ciento de esa cifra. En cambio, para publicidad destinaron 364 millones de pesos y ya se ha gastado el 80 por ciento. Pero a no preocuparse: para vender el modelo PRO como el mejor siempre han necesitado más de lo previsto, por eso el recorte de los fondos destinados a los sectores más sensibles y reparaciones urgentes. Por poner un ejemplo, el año pasado la publicidad tenía asignados 277 millones y terminaron gastando 380. Y como muestra de lo que ha crecido, para 2008 lo previsto era de 62 millones. No hace falta sacar muchas cuentas para descubrir cuál será la esencia del país que prometen.
Pero no sólo la publicidad recibe esas tajadas recortadas a los más pobres. El desfile de modas de la cuñada de Horacio Rodríguez Larreta, la refacción del edificio El Dorrego antes de entregárselo a Adrián Suar o de la entrada del privado zoológico de Palermo son ejemplos de otros beneficiados. Quien simpatice con estas medidas, que después no se queje por el estado de las villas, la pobreza o los sin techo.
Alimañas pestilentes y ponzoñosas  
Si Macri es un extremo y el abanico de sucesores del FPV es el otro, en el medio hay una colorida oferta electoral, conformada por matices de uno de los extremos. Mucho no se diferencian Massa, Binner, Sanz y Cobos del ideario del líder del PRO. Estos cuatro jinetes cabalgan por los medios para atraer la mirada de los integrantes del Círculo Rojo y Macri no mueve un casco porque es uno de sus miembros. Cualquiera de estos caballeros puede terminar coronado como El Candidato del establishment, porque llevan su nociva doctrina como bandera y sus intereses como lanza. Valiente muchachada de la Armada Brancaleone que sólo operará para restaurar el neoliberalismo que parece lejano, pero descarga su fétido aliento en nuestras espaldas.
En estos días, dos temas vuelven a sacudir el escenario: el de las ya famosas cuentas en Suiza y la resistencia de los más grandotes a las leyes de defensa de consumidor. En ambos casos, están involucrados los mismos personajes, pero hacen lo imposible para deslindarse. El primer caso es sólo una punta que ayudará a confirmar lo que se sospecha de hace tiempo: que nuestro país no se fundió sino que sus riquezas descansan plácidamente en oscuras cuentas en el extranjero y que no están en cofres de desconocidos piratas sino de empresarios que gozan de enorme prestigio en estas tierras. Ahora que la fuga de capitales comienza a tener nombres y apellidos parece que vamos a poder detenerla. Y recuperar lo sustraído, porque eso es lo más importante.
Pero no todo será fácil: una jueza se desentendió del tema y el nuevo juez amenaza con convertir la causa en un chicle. Tal vez por eso Javier López Biscayart no recibió los 3500 kilos de papel con la información que Ricardo Etchegaray –el nuevo héroe de esta peli- llevó al juzgado para la investigación. Como una forma de evitar cualquier cajoneo, el Congreso discutirá la formación de una comisión bicameral que citará a los implicados para hacer más visible el tema ante la sociedad. Y esto permitirá dilucidar cómo operan los bancos extranjeros radicados en Argentina para facilitar la evasión y la fuga, acciones delictivas que han provocado muchos perjuicios y que, de continuar, podrían ocasionar muchos más. Inseguridad con todas las letras.
El segundo caso más que a impunidad, tiene sabor a prepotencia. El grupo de los 6 -que no es ninguna liga de justicieros, sino todo lo contrario- está dispuesto a frenar la aplicación de la llamada Ley de Abastecimiento. La Unión Industrial, la Cámara de Comercio, de la Construcción, la Sociedad Rural, la Bolsa de Buenos Aires y la Asociación de Bancos de capital nacional saltan en defensa de sus arcas y convocan para ello a sus mejores aliados: los jueces. Clarín, La Nación y la Sociedad Rural encontraron en las medidas cautelares la mejor manera de eludir la voluntad democrática. Según el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, “la ley regula las relaciones de producción y de consumo. Pretendemos proteger al eslabón más débil de la cadena”. Sin embargo, para estos angurrientos, la norma aprobada en el Congreso vulnera la propiedad privada. Como si ellos no hicieran eso con nuestras billeteras cada vez que nos machacan con los precios. Y encima, evaden y fugan.
Que no haya un juez que dé cabida a semejante apriete corporativo, porque ahí sí que nos vamos a enojar en serio. Después de todo, no será el primer gobierno del mundo que limite las ganancias empresariales y regule los precios. No sea cosa que se nos ocurra legislar sobre el reparto de las ganancias con los trabajadores y una reforma tributaria que haga pagar mucho más al que más tiene, como debería ser.
Y acá vuelve lo de los modelos enfrentados: una grieta inconciliable entre los que quieren quedarse con todo y los que quieren repartir a todos. El gobierno de los economistas o de los políticos. Un Estado cómplice o uno comprometido con sus ciudadanos. Corporaciones o democracia. Y entre estas opciones se acomodan los candidatos para que nosotros los distingamos. Los cinco de la oposición están, sin dudas, con las primeras. Los del oficialismo, unos con más o menos fuerza, se encuentran más cómodos con las segundas. Por eso son fáciles las elecciones del año que viene, porque son muy claros los países que se ofrecen. Como si nos dieran a elegir entre un lechón bien adobado y una cucaracha pisoteada. A alguno de esos cinco, le faltan dos patitas para ser cucaracha o le sobran cuatro para ser gusano. En todos abunda el veneno necesario para ser una serpiente de las más venenosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los abolladores de la esperanza

Ya sabemos que es una hipocresía el plan de DDHH de Macri. La confluencia del Ingeniero con esa temática es un oxímoron, un amasijo de elem...